24 de noviembre 2016 - 00:00

Homenaje y reconocimiento en la despedida del juez Fayt

Retiro. A los 98 años falleció Carlos Fayt, a casi un año de haberse retirado de la Corte Suprema donde fue nombrado por Raúl Alfonsín.
Retiro. A los 98 años falleció Carlos Fayt, a casi un año de haberse retirado de la Corte Suprema donde fue nombrado por Raúl Alfonsín.
El presidente Mauricio Macri, miembros de la Corte Suprema, funcionarios nacionales, juristas, dirigentes de distintos espacios políticos y miembros del Poder Judicial lamentaron ayer la muerte del exmagistrado del máximo tribunal Carlos Fayt, quien falleció en las últimas horas del martes, a los 98 años. Todas las voces del ámbito jurídico recalcaron su trayectoria, su ejemplo en el desempeño de la función pública y "su aporte a la República", a partir de haber permanecido en la Corte por 32 años en los que emitió fallos históricos. El homenaje se extendió durante toda la jornada, luego de que sus restos fueran inhumados en el Cementerio porteño de la Recoleta, donde fue despedido por familiares, allegados, y un selecto grupo de dirigentes.

De esa ceremonia participaron el presidente de la Corte Suprema, Ricardo Lorenzetti; la jueza del máximo tribunal Elena Highton de Nolasco; la diputada nacional de la Coalición Cívica Elisa Carrió; el abogado de Fayt, Jorge Rizzo; y el diputado socialista Hermes Binner, entre otros. El titular de la Corte reconoció que a Fayt "le tocaron años difíciles", aunque aseguró que las críticas del kirchnerismo "nunca lo afectaron en su imagen". El Gobierno de Cristina de Kirchner decidió confrontarlo por más de un año con el objetivo de generar su renuncia y lograr una vacante en la Corte, atacándolo por su edad. Fayt había logrado una decisión judicial de sus pares para permanecer cuando el límite de edad se fijó en 75 años. Ya los había pasado cuando se estableció el tope en la reforma constitucional de 1994. El longevo juez resistió y planteó su renuncia con efectos al 11 de diciembre del año pasado, un día después de que el kirchnerismo abandonara el poder.

El ministro de la Corte, Horacio Rosatti, a su vez, subrayó que Fayt fue "un celoso defensor de la Constitución" y de "la libertad de expresión". La procuradora general de la Nación, Alejandra Gils Carbó, manifestó su "profundo dolor" por la muerte del exministro de la Corte y remarcó su "coherencia y la férrea defensa de sus convicciones". "Su fallecimiento representa una enorme pérdida para todo el sistema de administración de Justicia, a cuya consolidación a partir de la recuperación de la democracia realizó un enorme aporte", agregó Gils Carbó en un comunicado.

En su perfil de Facebook, Macri publicó un texto en el que destacó que "fue un hombre comprometido hasta el último día de su vida con la Justicia" y consideró que "las instituciones son tan importantes como las personas que las conducen".

Dirigentes políticos como la vicepresidente Gabriela Michetti, el excandidato presidencial Daniel Scioli, el gobernador cordobés José Manuel De la Sota y el diputado radical Ricardo Alfonsín también expresaron su pesar por la partida de Fayt y pusieron énfasis en su trayectoria. Carrió, que participó de las exequias- definió al exmagistrado como "un hombre digno, lúcido, un maestro del derecho y defensor de la República". "Sus sentencias han sido modelos de jurisprudencia para los tribunales inferiores. Fue un ejemplo a seguir sobre cómo tiene que ser interpretado el Derecho", sostuvo el juez de Casación Mariano Borinsky, que lo consideró "incuestionable" por ser "un juez de la democracia".

La pequeña capilla donde fue trasladado el féretro quedó atiborrada de familiares y personalidades vinculadas al derecho que se entremezclaban con políticos. Los jueces Carlos Rosenkrantz, Horacio Rosatti y Juan Carlos Maqueda fueron partícipes de la íntima ceremonia, El titular de la Asociación de Magistrados, Ricardo Recondo y el integrante de la Cámara Nacional Electoral, Santiago Corcuera también acompañaron sus restos a la bóveda familiar del cementerio.

Graciela Fayt, hija del jubilado juez, aseguró ayer que su padre "se merecía una partida como la tuvo, muy en paz y amorosamente. Mi padre fue un luchador, y en algunos momentos él me decía: ´Si algunas personas supieran que me nutre el desafío, la pelea, no me molestarían; me están dando más energía, en lugar de lograr que me retire, están logrando que me quede´", apuntó en directa alusión a la intentona K por lograr su alejamiento.

Dejá tu comentario