Huracán llamado Donald

Edición Impresa

Las acciones norteamericanas cayeron desde la apertura de la rueda por temor a una inminente guerra comercial con la Unión Europea, México y Canadá (que más adelante ampliamos) y desdibujó el optimismo inversor producido por un posible arreglo en la situación política de Italia. En el orden doméstico se conoció que el gasto del consumidor registró en abril su mayor alza en cinco meses, señal de que el crecimiento económico recuperó impulso a comienzos del segundo trimestre, mientras que la inflación siguió acelerándose de forma sostenida.

El índice Dow Jones de Industriales cerró en 24415.84 puntos bajando el 1.02%, el S&P 500 se situó en los 2705.27 puntos perdiendo el 0.69 % y el Nasdaq Composite depreciándose el 0.27% llegó a los 7442.12 puntos.

Los principales índices de las Bolsas europeas exceptuando Londres que subió un exiguo 0,02%, el resto finalizó en negativo. Fráncfort perdió el 1,40%, París 0,53%, Milán 0,06% y Madrid 1,05%.

Otra promesa que se cumple - En la jornada pasada Estados Unidos anunció que las importaciones de acero y aluminio de Canadá, México y la Unión Europea pagarán nuevos aranceles, lo que elevó específicamente el riesgo a una guerra comercial.

La medida fue anunciada por el secretario de Comercio, Wilbur Ross, a la prensa, molestó a los socios de EE.UU. y vigorizó la posición de la Casa Blanca en las transacciones comerciales. Estados Unidos aplicará un arancel de 25% a las importaciones de acero y de un 10% a las de aluminio a partir del 1 de junio. "Esperamos que las negociaciones continúen, tanto con Canadá y México por una parte, y con la Comisión Europea por otra, porque hay otros asuntos que también necesitamos resolver", agregó Ross a periodistas.

El presidente, Donald Trump, había anunciado los aranceles en marzo como parte de un esfuerzo para proteger a la industria y los trabajadores estadounidenses de lo que describió como una competencia internacional injusta.

Se concedieron exenciones temporales a varias países y permanentes a otros como Australia, Argentina y Corea del Sur. Los socios comerciales de Estados Unidos habían exigido que las exenciones se prorrogaran o se hicieran permanentes.

Dejá tu comentario