Inversores buscan refugio en los bonos en dólares

Edición Impresa

El crecimiento de los negocios en bonos fue sorprendente. En el Mercado Abierto Electrónico (MAE), donde operan los bancos, el volumen mejoró el 40%. El Discount en pesos y los bonos cortos y medianos en dólares fueron los más buscados.

El Discount incrementó su volumen porque hubo toma de ganancias después de cinco ruedas consecutivas de alza. Este título soporta una fuerte especulación porque tiene precios muy atrasados.

Lo mismo sucede con el Bocon Pr 13, que el miércoles perdió poco más del 1% y ayer recuperó el 2,90%. Este papel es el que tiene el rendimiento más alto del menú.

Los nominados en dólares fueron los más buscados porque, al aproximarse las elecciones, los inversores quieren estar en divisas.

Por eso el cupón PBI con legislación Nueva York subió el 0,95%, mientras el emitido en pesos perdió el 0,58%.

Con los bonos posdefault en dólares sucedió algo similar. Si bien hay fuga de divisas, una gran parte de los compradores quiere tener los dólares «bajo el colchón». Los que quieren eludir las preguntas de la AFIP compran Boden 2012, que la semana que viene pagan cupón de intereses; cobrarán u$s 12,50 por cada bono de u$s 100 nominal. Es cuestión de tenerlo hasta el 3 de marzo, día en que se produce su rescate definitivo. Mantener este bono en cartera hasta su vencimiento significa ganar el 0,85%, una tasa interesante que aventaja largamente a cualquier plazo fijo en divisas.

Convulsiones

Los títulos medianos en dólares concentraron casi el 25% de los negocios. Como se espera que una parte de los intereses que pague el Boden 2012 se vuelque en estos papeles, hay inversores que siguen tomando posiciones. El Bonar X, ante esta demanda, subió el 0,46% y el Boden 2015, el 0,70%.

El dólar, por su parte, vivió las convulsiones habituales de los fines de mes porque hoy los privados deben compensar los contratos de futuros. El Banco Central puede ser el gran perdedor porque en las últimas ruedas fue un firme vendedor de fin de julio.

Fue tanta la presión que metió la autoridad monetaria en el fin de mes que la tasa de seguro de cambio terminó negativa, en el 22 por ciento anual. Esto significa que el dólar de hoy, que cerró a $ 4,1405, es más barato que el de ayer, que terminó a $ 4,143.

Si hoy se mantiene así, será un gran negocio para los que en los últimos días vendieron divisas en el mercado de contado y recompraron a fin de mes.

En el Forex-MAE, la principal plaza mayorista, el dólar abrió a $ 4,14, pero el Banco Central, entidad que preside Mercedes Marcó del Pont, comenzó a vender divisas en el mercado de contado y lo bajó a $ 4,1390. No aguantó mucho en ese precio y comenzó a subir hasta cerrar a $ 4,1430, con un Banco Central que vendió más de u$s 50 millones. Las reservas de la entidad ahora están en u$s 51.960 millones.

El dólar en las casas de cambio subió medio centavo y redondeó $ 4,17. En el mercado marginal siguió la misma tendencia y cerró a $ 4,33. El dólar «contado con liquidación», que se utiliza para fugar divisas, está más tranquilo. Cotizó a $ 4,21 porque ahora dominan los que quieren estar en dólares, pero dentro del país. Esta tendencia a atesorar billetes se va a ir acentuando hasta las elecciones.

El oro es otro de los activos elegidos como refugio. El metal precioso subió el 0,14%, a u$s 1.615,40.

La Bolsa quedó neutra. El Merval de las acciones líderes mejoró el 0,01%, con negocios por $ 48 millones. Las subas más destacas fueron las de Grupo Financiero Galicia (0,84%) y Telecom (0,47%), mientras en baja lo hicieron Petrobras de Brasil (-0,63%), Tenaris (-2,92%) y Pampa Energía (-0,40%).

Para hoy se espera un dato clave que va a decidir la suerte de las Bolsas del mundo: el crecimiento de la economía de los Estados Unidos en el segundo trimestre.

Dejá tu comentario