“La discusión de una reforma tributaria integral no es fácil, pero hay que darla”

Edición Impresa

• ENTREVISTA CON EL DIRECTOR EJECUTIVO DE LA AGENCIA DE RECAUDACIÓN DE BUENOS AIRES (ARBA), GASTÓN FOSSATI
El recaudador del Gobierno de María Eugenia Vidal comparte la estrategia nacional, y sugiere una aplicación gradual.

 En el inicio de un 2017 cargado de desafíos, el director ejecutivo de la Agencia de Recaudación de la Provincia de Buenos Aires (ARBA), Gastón Fossati, comparte la iniciativa de Mauricio Macri de impulsar una reforma tributaria integral para "bajar la presión impositiva y mejorar la competitividad en los niveles nacional, provincial y municipal", aunque advierte que debe plasmarse de manera "gradual" porque "de un día para el otro no se pueden bajar los impuestos, en una forma considerable, porque a fin de mes tenemos que pagar cuentas".

Fossati -un jujeño de 41 años, casado y con dos hijos, que se recibió de contador público en la Universidad del Norte Santo Tomás de Aquino de Tucumán- anticipa además que el paquete de propuestas que llevará el Gobierno de la macrista María Eugenia Vidal a la cumbre entre Nación y las provincias, que se desarrollará en los próximos días, incluirá la aplicación de un revalúo automático de tierras rurales y urbanas en la provincia para mejorar la recaudación del Impuesto Inmobiliario, una de las consignas blandidas desde Balcarce 50.

Con su asunción hace poco más de un año en ARBA, atrás quedaron los tiempos de la gestión privada que le permitían entrenar duro y que anotaron en su historial de maratones, entre otros logros, las 2:48:15 de Chicago en 2013 y las 2:48:40 de Berlín de 2014. Y los 117 kilómetros en tres días del Cruce de los Andes de 2015 junto a su amigo Federico Salvai, jefe de Gabinete de Vidal y principal promotor del salto al ámbito público de Fossati, tras el sorpresivo triunfo de la dirigente de Cambiemos.

Veamos la entrevista con Ambito Financiero:

Periodista: Nación está planteando a las provincias la necesidad de que recauden más y mejor, con mayores ingresos pero también con una moderación de la presión impositiva. ¿Está de acuerdo? ¿Buenos Aires tiene margen para hacerlo?

Gastón Fossati: El Gobierno convocó a una mesa con todos los gobernadores para discutir una reforma tributaria integral, reconociendo que hoy el sistema es un parche como consecuencia de varios parches parciales. Lo comparto: hoy en muchos niveles -nacional, provincial y municipal- la presión impositiva es muy alta, pero a pesar de eso tenemos la paradoja de que hay municipios, provincias -y Nación- que están en déficit. En ese esquema comparto la búsqueda de bajar la presión impositiva para mejorar la competitividad de los tres niveles. Hoy estamos estancados así que creo que está buena la mesa para discutir esto, para mí con una solución gradual porque de un día para el otro no se pueden bajar los impuestos, en una forma considerable, porque a fin de mes tenemos que pagar cuentas. Sí hay que bajarlos, sí tiene que ser una solución integral para los tres niveles.

P.: ¿Qué impuestos están en la mira?

G.F.: Creo que la convocatoria está más apuntada a que mejore la recaudación de los impuestos patrimoniales en el caso de las provincias -el Inmobiliario- y compartimos eso. Una de las medidas que tenemos en el tintero es cómo mejorar la recaudación del Inmobiliario en la provincia, que está muy atrasado. Hace un par de años participaba en un 15% y hoy no llega a un 8%. Ha ido perdiendo participación por la inflación por encima de los ajustes anuales de este impuesto, por revalúos que no aplicaron o no se hicieron bien... Debe participar más de la torta recaudatoria pero también para que eso sea sano habría que ver que ese impuesto paga a nivel provincial ARBA, a nivel municipal el ABL, que un mismo inmueble paga a nivel nacional Bienes Personales. Tributa en los tres niveles del Estado y es parte también de la discusión.

P.: ¿Qué va a pasar con el revalúo que Buenos Aires desarrolló en 2016 y que finalmente Vidal decidió no aplicar?

G.F.: Ese revalúo por ahora no está en mente aplicarlo. María Eugenia decidió que no era el momento, un poco por la situación económica.

P.: ¿Y cómo van a cumplir con la aspiración de la Casa Rosada de que las provincias mejoren la recaudación del Inmobiliario si está frenado el revalúo? ¿Planean otro mecanismo?

G.F.: Es muy difícil terminar aplicando un revalúo que se hace cada 10 años, con resultados que tienen un incremento considerable. El revalúo que hicimos en 2016 nos da en promedio el aumento de la partida 8 veces, con un techo de 23 veces y un piso de 3. Sí creemos que nos tendríamos que acercar en lo que es el valor de los inmuebles a un valor más real, más cerca de mercado, para hacer política tributaria pensando en la equidad de los impuestos. Ahora, que ese valor fiscal de ARBA se acerque al valor de mercado no quiere decir que en esa proporción van a aumentar los impuestos. Pero si bien se puede morigerar el impuesto respecto del valor fiscal, también es verdad que una vez que ARBA aplica el revalúo y pone un nuevo valor fiscal eso tiene efecto cascada en el bolsillo de la gente en otras instancias. Por ejemplo, ese valor fiscal es usado por la AFIP para determinar el valor en Bienes Personales. También muchos municipios lo usan como un mínimo para su tasa de ABL. Y los trámites notariales lo usan.

P.: ¿Cómo se sale de esa encerrona? Ustedes estaban evaluando la posibilidad de aplicar un mecanismo de automaticidad para el revalúo...

G.F.: El mecanismo de automaticidad lo que nos va a permitir primero es que no haya un lapso de 10 años. Y segundo, como es hoy el precio de lista que publica ACARA (Asociación de Concesionarios de Automotores de la República Argentina) y que es la base de la mayoría de los impuestos provinciales, que sea un mecanismo que esté aceptado y consensuado por todos y que no sea una discusión y que no juegue tanto la política el año que toque hacer y aplicar el revalúo. Es una medida que estamos evaluando y que hay que consensuarla. Pero creemos que es una de las partes de lo que va a llevar la provincia a esta mesa de discusión que convoca el Gabinete con todas las provincias. Es una de las propuestas que tenemos, de revalúo automático quizás no anual, que podría ser bianual o trianual. Soluciona el tema de la distorsión del lapso de 10 años en que se hace el revalúo. Pero si sigue la tributación en los tres órdenes -nacional, provincial y municipal- sigue un mismo objeto pagando en tres niveles. Hay una discusiónque hacer: o no se cobra más a nivel nacional, o lo cobra todo Nación y luego se coparticipa a provincias y municipios...

P.: Es una discusión gigantesca, tienen que ponerse de acuerdo tres niveles de gestión...

G.F.: La discusión de la reforma tributaria integral no es fácil, pero hay que darla. Tampoco va a ser fácil la discusión por la coparticipación, porque es la misma torta -o quizás menos, si gradualmente se decide bajar la presión impositiva- para los mismos comensales.

P: ¿Planean elevar otra propuesta en la mesa de discusión tributaria Nación-provincias?

G.F.: Hay muchas medidas en proceso de maduración. Pero como idea global, así como tenemos en mente que Patrimonial participe un poco más, la idea es también ir bajando algunos impuestos que están participando mucho en la torta recaudatoria, como Ingresos Brutos. Porque si subimos uno pero el otro no lo bajamos estamos subiendo la presión fiscal. Ya dimos un gesto, con una baja para pequeños comercios, frigoríficos y carnes. Es una primera etapa del camino.

P.: ¿Ven con buenos ojos la posibilidad de cambiar la aplicación de I. Brutos por un IVA provincial?

G.F.: Sí, y creemos que va a ser uno de los temas que se van a tratar. Cambiar este impuesto que grava toda la cadena de la etapa productiva por un impuesto que sea base contra base como es el IVA nacional, pero a nivel provincial. Y ahí está la discusión también: o no se aplica un IVA provincial y se participa más del IVA nacional, o cada jurisdicción hace un IVA provincial.

Dejá tu comentario