La guerra mal recibida

Edición Impresa

En el último comentario vimos la doble función del Nasdaq como mercado propiamente dicho y su rol mucho más relevate como SIP (mecanismo de procesamiento de información de títulos). Lo que falló el jueves pasado por treinta minutos fue esta última función. De hecho la versión oficial habló de "una cuestión en el UTP SIP" (UTP: "Unlisted trading privilege", el privilegio por el que todos los integrantes del Nasdaq comercian los papeles listados en los otras, en una red teóricamente in-fallable). La suerte es que fuese cual fuese "la cuestión" el sistema volvió a funcionar antes de finalizar la rueda, las operaciones pendientes pudieron "calzarse" y lo sucedido quedó casi como una anécdota. Una anécdota que se suma al "hackeo" de fines de 2010, los problemas en el IPO de Facebook en mayo y los dos días de suspensión de las operatorias por el huracán Sandy en octubre del año pasado, innumerables "glitches" (demoras en el registro de operaciones), etc. Es decir que el segundo mercado más grande del planeta (maneja títulos por 12 veces el PBI de la Argentina), que debería estar al frente del avance tecnológico y ha prometido una y otra vez que "los problemas están superados", viene plagado en los últimos años de problemas e interrupciones inesperadas. Claro que esto no es gratis y explica en parte porque el Nasdaq es el único de los grandes índices que no ha marcado nuevos máximos (está un 28% debajo del máximo de 2000) y porque el volumen negociado apunta este año a ser el menor desde 2003 (imagine lo que le puede esperar a un mercado tercermundista que busque ser integrado). A pesar de un intento alcista ayer el Dow retrocedió un 0,43% a 14.946,46 puntos conmocionado por la posibilidad de un avance norteamericano -armado- en Siria. Ojalá prime la paz.

Dejá tu comentario