7 de marzo 2011 - 00:00

La guerra mueve al crudo; el crudo, al mercado

La guerra mueve al crudo; el crudo, al mercado
Al cierre del jueves parecía todo cantado y que la semana terminaría con un nuevo avance bursátil. Pero demostrando una vez más que nada está «cantado» cuando se habla de la inversión de riesgo, durante la rueda del viernes, el Dow llegó a retroceder hasta 12,056,81 puntos, lo que nos hubiera colocado sin discusión del lado perdedor. Impulsado más por la propia dinámica de los inversores que por cualquier noticia puntual, durante la última media hora, el promedio industrial recuperó 80 puntos, lo que permitió que terminara el día retrocediendo apenas el 0,72% (quedó en 12.169,88 puntos) y que la semana fuese ganadora en el 0,33% (el NASDAQ apenas sumó el 0,13% y el S&P500, el 0,1%). La expoliación de lo ocurrido durante la última jornada no tuvo nada nuevo. Esto es, los vaivenes del precio del petróleo son lo que más marcó el ánimo de los inversores (que en especial temen quedarse con posiciones abiertas durante períodos demasiado largos (es decir, mayores que 24 horas). Así, la suba del crudo WTI a u$s 104,42 por barril (el máximo desde septiembre de 2008; hay varios analistas «serios» que hablan del crudo, tocando u$s 200 por barril) borró de un plumazo el anuncio de que durante febrero se crearon 200.000 nuevos empleos y que por primera vez desde abril de 2009 la desocupación cayó debajo del 9%. Lamentablemente, esto no tiene que ver con un problema de suministro de petróleo (Arabia Saudita ya está cubriendo el faltante libio), sino con el incremento de las tensiones en la región. Por un lado, la contraofensiva de Gadafi contra los rebeldes; por el otro, más de 100.000 manifestantes en Bahréin y, finalmente, el Gobierno yemení disparando cohetes en contra de los manifestantes. El argumento general para lo que está ocurriendo es simple: cuando la economía parece finalmente estar recuperándose, la crisis árabe está disparando el precio del petróleo y el de otros commodities.

Dejá tu comentario