La lucha más sucia

Edición Impresa

En el mercado financiero estamos viendo una feroz lucha entre quienes creen que estamos al borde del abismo y los que apuestan a una nueva era de creciente prosperidad. Afortunadamente, esta lucha es mucho más civilizada que la que vemos en Siria o los ataques guerrillero-informativos contra Francisco. Finalmente, y tras diez ruedas consecutivas en suba -trepando un 3,4%; en las últimas ocho el S&P500 no pudo trepar más de un 0,5% diario- el Promedio Industrial "pegó una "agachada" al ceder un nimio 0,17%, a 14.514,11 puntos (atención: el volumen fue el mayor del año). Es claro que para los que esperaban una "corrección" o la explosión de una "burbuja" financiera (si las "burbujas" existen), estuvimos bastante lejos de ello. De todas formas, al enhebrar cuatro semanas seguidas en suba y varios récords históricos, con una ganancia del 10,76% en el año (el papel estrella del viernes fue el Bank of America -el JP Morgan el "estrellado"- y en la semana Boeing), las voces advirtiendo sobre un inminente derrape no hicieron sino crecer apuntando a la confianza de los consumidores, que cayó al mínimo desde diciembre de 2011, la suba de los precios al consumidor (febrero vio la mayor suba en cuatro años), o el hecho que tras marcar un nuevo máximo histórico en promedio, el índice S&P500 no trepó más del 3% o subió por más de dos meses antes de experimentar una caída significativa. Con los nuevos datos del sector inmobiliario (lunes martes y miércoles) y la reunión del Comité Abierto (informe del miércoles) como los principales datos macro de los próximos días (se estima que ambos serán favorables), esta semana la chance de un "derrumbe bursátil" parece casi imposible, tanto como la paz en Siria o que los detractores del Papa acepten la realidad.

Dejá tu comentario