La magia se esfumó

Edición Impresa

Europa volvió a dar la nota, pero a la inversa de la semana anterior -a esta misma altura- cuando se difundió aquella expresión de: haremos todo lo necesario.... Frase tan volátil en sí misma que ayer se rompió en el aire y se volvió suspiro. El controvertido señor Draghi -que está bajo la lupa- del BCE, apenas si anunció revitalizar el mercado secundario de bonos. Y los indicadores europeos respondieron con descensos del tres y hasta de un cinco por ciento, en la rueda bursátil. Buscando parar la ola, en Wall Street jugaron su deporte favorito: de mejor de lo esperado... (esto, es desempleo) y así en América la epidemia bajista se alivianó. El Dow Jones decayendo un sobrio 0,71%, que se amplió al 1,4% en el recinto de San Pablo. Y recaló en nuestro Merval con marca que no pasó del 1% de retroceso líder. El índice se defendió en la centena inferior, tras marcar un máximo de 2.407 puntos. Y culminando en los 2.375 puntos, veinte más arriba que el mínimo tocado: 2.355. Las diferencias fueron elocuentes en la dirección tomada, solamente con 19 alzas, por 37 en pérdida. Jornada muy desapacible en el clima de la ciudad, también en el clima de los negocios, sin siquiera completar $ 20 millones de volumen en acciones (1,8% sobre los totales del día). En noche de festejos, por el 158° Aniversario de la Bolsa, el sector accionario esperó a los funcionarios oficiales mostrando con crudeza la indigencia de sus variables, acaso -como los europeos- soñando con alguna expresión mágica, en las palabras presidenciales. (Sabiendo que también el sueño tendría vocación de suspiro). Y la Bolsa, mojada.

Dejá tu comentario