La OTAN dice que no busca matar a Gadafi, pero otra vez atacó sus residencias

Edición Impresa

Trípoli - La OTAN bombardeó ayer el complejo de Muamar Gadafi y otros sitios de Trípoli y mató al menos a seis civiles, informó el Gobierno libio, horas después de que el dictador fuera mostrado en la TV estatal en su primera aparición desde que un ataque aéreo anterior matara a su hijo, hace casi dos semanas.

Las explosiones retumbaron por toda la capital libia y ambulancias recorrieron las calles a gran velocidad luego del impacto del último misil. Funcionarios y la TV estatal libia dijeron que los ataques de la madrugada alcanzaron cuatro sitios, entre ellos Bab al Azaziya, el complejo residencial del líder en Trípoli, pero no precisaron cuál de los edificios de la gran construcción fue atacado.

«Hubo tres muertos aquí y tres muertos en otro lugar», además de 10 heridos, afirmó un funcionario del Gobierno que acompañó a periodistas al complejo. En principio, las víctimas eran todas civiles.

Uno de los muertos era un hombre completamente carbonizado, con sus manos apretadas contra su pecho. El cuerpo de un segundo hombre estaba cubierto por una manta verde, con su pierna colgando de la camilla, informó la cadena de noticias CNN.

El complejo de Gadafi fue blanco de varios bombardeos recientes, incluyendo uno el 30 de abril que mató uno de sus hijos, Seif al Arab y a tres de sus nietos. Funcionarios dijeron que el líder estaba en su residencia ese día pero que escapó ileso.

Luego de rumores de que había muerto, la TV estatal libia mostró el miércoles a la noche imágenes de Gadafi reunido con jefes tribales, pero no difundió el audio de lo que decía el líder. En un momento, la cámara hace foco en la fecha impresa en la pantalla de un televisor que está en el salón de la reunión, donde se lee miércoles 11 de mayo.

La OTAN indicó ayer que lanzó más de 2.400 bombardeos en Libia desde el 31 de marzo, cuando asumió la campaña de ataques aéreos autorizados por la ONU «para proteger civiles» de ofensivas del Gobierno en su lucha contra una rebelión iniciada en febrero.

La Alianza, que asumió el mando de la protección civil, recibe críticas a diario por lo que parece una campaña para matar al líder libio. Sin embargo, insiste que su estrategia no apunta en ese sentido, y que sigue los parámetros establecidos por la resolución 1.973 de la ONU.

Para Mustafa Abdeljalil, presidente del Consejo Nacional de Transición (CNT), el órgano político de la rebelión instalado en Bengasi, Gadafi es un «objetivo legítimo» para la OTAN.

«Gadafi es el comandante en jefe de las fuerzas armadas, es el que está alentando a todo el mundo a luchar. Por eso pensamos que está justificado que sea un objetivo legítimo» de la OTAN, declaró en una conferencia de prensa en Londres.

Ayer, los insurgentes que quieren derrocar a Gadafi tomaron el aeropuerto de Misrata luego de intensos combates con el Ejército, en uno de los hechos más significativos de las últimas semanas en un conflicto que estaba mayormente estancado. Corresponsales extranjeros presentes en el aeropuerto dijeron ayer que la estación aérea estaba bajo pleno control rebelde.

Según Salah Badi, dirigente de la ofensiva en la zona, las fuerzas gubernamentales estaban reagrupadas en Zliten, ciudad de 200.000 habitantes situada a unos 50 kilómetros al oeste de Misrata.

Agencias DPA, ANSA, EFE, y Ámbito Financiero

Dejá tu comentario