La población se prepara para una estampida de precios todavía peor

Edición Impresa

Economistas creen que el régimen chavista solo está echando nafta al fuego. Preocupa un empeoramiento de la escasez.

Caracas - El temor crece entre los venezolanos por el violento incremento que tendrán los precios de los alimentos, bienes y servicios tras la reconversión monetaria, que quitó cinco ceros para dar lugar al nuevo bolívar soberano.

La preocupación de lo que vendrá en los próximos días no deja de inquietar a los ciudadanos, que temen entrar una "situación peor" que la crisis actual, de escasez de todo tipo de productos y una vertiginosa inflación.

La incertidumbre se acentúa también por el aumento del salario mínimo de casi 3.500%, y el alza en los precios del combustible y los impuestos, medidas del programa de recuperación económica que adelanta el presidente, Nicolás Maduro, para derrotar la presunta "guerra económica" y acabar con la "inflación inducida".

El panorama luce "oscuro" para Gabriel López, un economista de 45 años, quien aseveró que "solo con el aumento del salario mínimo a 1.800 bolívares soberanos -que equivalen a 180 millones de bolívares actuales, unos 30 dólares, a partir del 1 de septiembre- aquí definitivamente no se podrá comer ni comprar nada".

"El fin de semana fue una locura total, la mayoría de los comercios cerrados y los pocos que abrieron con precios exorbitantes, por darte un ejemplo, un cartón de huevos de 4.500.000 se montó en horas en 17 millones de bolívares. Eso es una señal de lo que nos espera", advirtió.

El diputado opositor Rafael Guzmán, presidente de la Comisión de Finanzas de la Asamblea Nacional, aseguró que el nuevo signo monetario "ya perdió su valor", porque su introducción va acompañada de otras medidas que, en lugar de frenar la inflación, "lo que están haciendo es echarle gasolina a la candela".

"Se le está poniendo en el hombro a cada venezolano la tragedia creada por este Gobierno al haber quebrado la economía", criticó.

A su vez, su colega Richard Blanco, dijo que los nuevos billetes son una "oferta engañosa porque lo que hoy costaba 5 millones va costar 50 bolívares soberanos, pero eso será mañana porque el sábado y los demás días tendrán otros precios".

Para Carlos Larrazábal, presidente de Fedecámaras, la máxima patronal del país, el paquete de medidas económicas "no sirve" para corregir el desabastecimiento ni la hiperinflación que, según estimaciones del Fondo Monetario Internacional (FMI), cerrará el año en 1.000.000%.

"Ajustar los salarios, aunque necesario, al ser incrementados en un monto del 3.500% se hace totalmente inmanejable para una economía que está sumergida en una grave depresión", resaltó.

Además señaló que "no existe el nivel de actividad económica, ni el flujo de caja en las empresas para poder cumplir con este incremento".

Venezuela registró el julio pasado una inflación de 125%, para un total acumulado de 10.664%, una tasa anualizada de 82.766% con un incremento diario de 2,7%, según cifras del Parlamento.

Agencia ANSA

Dejá tu comentario