La pobreza bajó a 30,3% en el segundo semestre de 2016

Edición Impresa

La última cifra oficial era del segundo trimestre del año pasado, cuando había llegado a 32,2%. En la Capital, el índice se ubicó en 9,5%, pero en algunas provincias trepa hasta el 44%.

El índice de pobreza alcanzó en el segundo semestre del año pasado al 30,3% de la población, alrededor de 12,7 millones de personas, por debajo del 32,2% que había registrado en el segundo trimestre, informó ayer el INDEC. Además, la indigencia cayó 0,2 punto porcentual al 6,1%. Esta baja en el nivel de pobreza equivale a 800.000 personas que dejaron esta condición entre el primer semestre de 2016, cuando el INDEC reanudó la medición de pobreza, y el dato del segundo semestre.

La entidad que lidera Jorge Todesca determinó que para fines del año pasado una pareja de unos 30 años con dos hijos de 6 y 8 años requería de $13.155 al mes para cubrir el costo de la Canasta Básica Total, y no caer por debajo de la línea de la pobreza, o $5.458 para adquirir la cantidad mínima de alimentos y no entrar en la indigencia.

Los mayores índices de pobreza se anotaron en Santiago del Estero (44%), seguido por Concordia (43,6%), Gran San Juan (43,5%), Córdoba (40,5%) y Corrientes (39,5%); en el Gran Buenos Aires, el índice alcanzó al 34,6% de la población. En tanto, los menores índices se anotaron en la Ciudad de Buenos Aires, con el 9,5%, Ushuaia (9,7%) y Río Gallegos (13,4%). A su vez, los menores niveles de pobreza se anotaron en Ushuaia (2,1%), Comodoro Rivadavia, Ciudad de Buenos Aires (ambas en 2,3%), y Paraná (2,4%), mientras que los mayores se registraron en Córdoba (10,8%), Santiago del Estero (8,8%), y el Gran Buenos Aires (7,5%).

El Observatorio de la Deuda Social Argentina, que depende de la UCA, difundió a principios de mes las cifras de pobreza e indigencia correspondientes al tercer trimestre del año pasado. Allí, la institución determinó que entre fines de 2015 y el tercer trimestre de 2016 un millón y medio de personas cayeron bajo la línea de pobreza, mientras que los nuevos indigentes sumaron 600.000. Los datos de la UCA reflejaron que en el período estimado la pobreza había aumentado al 32,9% de la población, mientras que la indigencia había alcanzado el 6,9%. Esto significa que, tomando estos datos, la pobreza cayó 2,6 puntos porcentuales en el cuarto trimestre, mientras que la indigencia se retrajo 0,8 punto porcentual.

Previo a que se dieran a conocer las cifras, el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, sostuvo que la pobreza "puede bajar en los próximos dos años y ubicarse entre el 20% y el 25%", es decir, unos ocho puntos menos aproximadamente. Además, afirmó que si se analizan distintos sectores de la economía argentina, se observa "un crecimiento del salario real este año". "La pobreza medida por ingresos puede bajar en los próximos dos años. Puede estar entre el 20% y el 25% en no tanto tiempo", indicó el funcionario en declaraciones periodísticas.

Vale recordar que el INDEC había interrumpido la difusión de estos datos a mediados de 2013 durante el Gobierno de Cristina de Kirchner. Durante esta época, las estadísticas (cuestionadas) correspondientes al primer trimestre señalaban que apenas el 4,7% de los argentinos era considerado pobre, mientras que el 1,4% era indigente. A fines de marzo de 2015, el entonces ministro de Economía, Axel Kicillof, fue preguntado sobre cuál era el índice de pobreza, ante lo cual admitió no saber "el número de pobres" que había en el país, y consideró la medición como "bastante estigmatizante".

Dejá tu comentario