La revancha comienza en Suecia

Edición Impresa

La bronca por la eliminación de este año en cuartos de final ante la República Checa y, retroactivamente, por la oportunidad de conseguir la Ensaladera de Plata en 2008, en Mar del Plata ante España, tiene fecha de desquite: 5 de marzo de 2010. Desde ese día, Argentina comenzará a andar una nueva edición de la Copa Davis, con la ilusión de cristalizar definitivamente su chapa de candidata. Pero el sorteo, realizado ayer en Ginebra, no favoreció al equipo de Modesto Vázquez. Es que el bolillero determinó que visite a Suecia en primera rueda y, si supera ese escollo, siga jugando potencialmente todas sus series como visitante.

En cuatro enfrentamientos, suecos y argentinos igualan 2-2. El agravante es que en las dos ocasiones que viajaron al Viejo Continente, el combinado nacional perdió las dos series. La primera vez fue en la semifinal de 1983, en el Kungliga Tennishallen, Estocolmo, sobre carpeta y bajo techo. Guillermo Vilas y José Luis Clerc no pudieron con Mats Wilander, Anders Jarryd y Hans Simonsson y perdieron por 4-1. El otro traspié remonta a los cuartos de final de 2007, cuando el equipo de Alberto Mancini jugó en el Svenska Massan de Gotenburgo, también sobre carpeta y bajo techo, y cayó por idéntico marcador. El único que pudo rescatar un punto en esa serie fue Juan Martín del Potro, quien venció a Robert Lindstedt por 7-6 (7) y 6-4. Ni David Nalbandian ni Guillermo Cañas ni Sebastián Prieto pudieron torcer el rumbo.

Además, Tito Vázquez tendrá que analizar el estado atlético de Juan Martín del Potro y de David Nalbandian. Este año, en el partido de primera ronda ante Holanda, el capitán argentino debió prescindir del tandilense porque el número cinco del mundo priorizó su circuito en la ATP.

Si bien se sabía que los holandeses eran accesibles, el hecho de que el próximo rival sea más complejo no implica que estén presentes. En el caso del cordobés, habrá que ver cómo evoluciona con el tratamiento en la cadera. En el caso de contar con las dos mejores raquetas criollas, Argentina incrementará sus chances de imponerse sobre una superficie adversa. Es que, en total, allí disputó 16 partidos, de los que sólo ganó 5.

Otra asignatura pendiente será conformar una pareja de dobles confiable. En el último partido, ante la República Checa, Vázquez improvisó con José Acasuso y con Leonardo Mayer, pero el experimento no tuvo éxito. ¿Tendrá su oportunidad Lucas Arnold? Será una ardua misión la que afrontará el capitán argentino.

Dejá tu comentario