LAPEGÜE: “Conmigo no, Barone” 

Edición Impresa

Sergio Lapegüe atiende a Viernes en un estudio de FM 100. Las tandas publicitarias de su programa y la música permiten un intercambio comprimido, pero variado con un hombre que cada vez abarca más rubros profesionales.

Viernes: ¿Cómo lo convencieron para hacer teatro?

Sergio Lapegüe:
La propuesta de hacer teatro surge de editorial Planeta. Yo escribí un libro que se llama Prende el optimismo y ellos quisieron que trate de llegar a teatros porque cada vez que hacíamos las presentaciones había tanta gente que hasta las hemos hecho en plazas. Me proponen a Manuel González Gil como director. La verdad es que yo tenía miedo, pensaba: ¿Por qué la gente me va a venir a ver hablar a mí?. El director transcribe al libro en una obra. Es como si hiciésemos un programa de televisión en el teatro, con participación de la gente. Yo soy el conductor, hago de mí mismo. Mi hija Micaela actúa de productora de televisión. Entre cada bloque cuento historias que te van a hacer soñar y pensar. Yo quiero que se puedan divertir y se vayan con un espíritu positivo. Y al final de la obra yo trato de cumplir mi sueño, que es cantar como Elvis Presley, vestido como el Rey. 

V.: Canta como Elvis. ¿Se anima al Bailando por un sueño?

S.L.:
No lo sé. Las tres veces que me llamaron yo dije que no porque mi perfil era un poco más serio que el que tengo ahora. Con el Prende y apaga se va convirtiendo en algo más divertido, buena onda. Si no lo hago es porque no me dan las rodillas. Yo quiero hacer algo divertido, no iría para pelear. Este año no me llamaron, igual. 

V.: ¿Participaría en política? ¿Recibió propuestas?

S.L.:
Recibí propuestas, pero no pienso dedicarme a la política. Me gusta, me interesa, leo y miro programas de política. Me parece que uno tiene que meterse en política para cambiar situaciones que no le gustan, pero estoy en una etapa de la carrera que aún no terminé. 

V.: ¿Qué partidos políticos lo tentaron?

S.L.:
Prefiero no decirlo, pero si llego a aceptar en algún momento, te llamo y te digo.

V.: ¿Mira 678?

S.L.:
No. Sé que ellos me miran porque de vez en cuando aparezco, pero yo no los miré nunca. 

V.: ¿Iría a trabajar a C5N?

S.L.:
Estoy muy cómodo donde estoy, feliz, es como dejar a tu mamá, hace 22 años que trabajo ahí. Tuve ofertas, no descarto nada, pero me encanta trabajar con la misma gente; a mis compañeros los conozco hace veinte años. Afortunadamente tuve ofertas de todos los canales y todas las radios (y por más plata), pero siempre dije que no. 

V.: ¿Qué es lo que más le gusta de la ley de medios, si hay algo que le gusta?

S.L.:
Está bien que exista una ley de medios que no sea la de la dictadura. Está mal que exista una ley de medios que privilegie monopolios. Esto (por la ley actual) los privilegia de alguna manera porque el 80% tiene el mismo color. 

V.: ¿Ve medios alineados al Gobierno?

S.L.:
Los medios del Estado y los alineados al Gobierno, que viven de la pauta oficial. Esta ley de medios no permite que se escuchen todas las voces, tenemos que luchar por más libertad, por más opiniones distintas. Acá, cuando vos pensás distinto, al menos en los últimos años, te convertís en un enemigo. Y no sos un enemigo, opinás distinto, ésa es la democracia. ¿Por qué el Estado les pone más publicidades a los medios más afines, pero son menos vistos? Tampoco soy un especialista, no he leído toda la ley de medios. 

V.: ¿Usted se sintió señalado como enemigo alguna vez?

S. L.:
No, porque yo no opino en el micrófono. Sí he sido criticado por personas del periodismo militante. El que me criticaba creo que era Orlando Barone. Conmigo no, Barone, diría yo también, porque trabajé con él, aunque él no lo supiese, sé dónde trabajó. No me siento enemigo de nadie, al revés, me siento amigo. 

V.: Muchos critican que Clarín partidizó mucho su agenda, perdió el eje del punto medio en el que siempre trató de ubicarse.¿Qué opina?

S.L.:
Yo no escribo en Clarín, te hablo por lo que hago yo. En el noticiero aparecen todas las voces. Si vos ves noticieros de otro canal, eso no pasa. A mí me parece que vos como periodista tenés que ser crítico para que las cosas mejoren y tenés que mostrar las cosas buenas para que la gente sepa que están. Yo como comunicador tengo que informar, tengo que entretener y tengo que generar ayuda solidaria. 

V.: ¿Su estilo descontracturado no conspira con la calidad de la información?

S.L.:
En absoluto. Cuando yo hago el noticiero descontracturado es el momento de más rating. La gente recibe la información, pero también la pasa bien. Entiendo que hay horarios donde, a lo mejor, eso no se puede hacer, pero a la noche sí. 

V.: ¿Le gustaría dedicarse del todo a la animación y dejar las noticias?

S.L.:
Me gusta mucho la animación. Mi sueño es tener un programa de show periodístico, sin dejar la noticia, con gente, con bandas en vivo, con reportajes intimistas. Me gusta mucho estar arriba de un escenario. Me siento un entretenedor, ojalá el futuro sea ése. 

V.: ¿Lo vio a Paoloski en Telefé? ¿Le gusta?

S.L.:
No lo veo porque vamos a la misma hora. Él empezó mucho más tarde que yo y hace lo mismo, me han contado. Eso es bueno.

@GuadaRivero



BIO

Banfield, 1964.



Estudios:
Escuela de Paso de los Libres, Corrientes; Sagrado Corazón de Lomas de Zamora; Sagrado Corazón de Tucumán (primario). ENAM de Banfield (secundario). Ciencias Económicas en la UBA.



Está leyendo: Amor a lo diminuto, de Dani Macaco.



Trabajo: Noticiero del mediodía en Canal Trece (reemplazo); Atardecer de un día agitado en FM 100; TN Central en TN; Prende el optimismo en teatro; Prende y apaga en TN.



¿Chiche Gelblung, Nelson Castro o Víctor Hugo? ¿En qué orden?: Nelson Castro, Chiche Gelblung y Víctor Hugo.



Rutina informativa: Clarín, La Nación y, los fines de semana, Perfil. ¡El papel es irreemplazable!

Dejá tu comentario