9 de enero 2018 - 00:07

Ley de presupuesto participativo llega al Congreso vía Brasil

• PROYECTO PRESENTADO EN DIPUTADOS POR LEGISLADORES DEL PRO Y LA UCR
La iniciativa, que se basa en la gestión que en la década del 90 realizó Porto Alegre bajo el comando del Partido de los Trabajadores, aumentaría el control sobre los gastos de los municipios.

Sergio Omar Buil.
Sergio Omar Buil.
Bajo el ejemplo de los beneficios y transparencia que logró desde la década del noventa la ciudad brasileña de Porto Alegre, un puñado de diputados nacionales del PRO y de la Unión Cívica Radical presentaron un proyecto de ley que impulsa el proceso de "Presupuesto Participativo Municipal", donde gobiernos regionales y locales deberán promover "el desarrollo de mecanismos y estrategias de participación en la programación" de los gastos, así como "en la vigilancia y fiscalización de la gestión de los recursos públicos".

Quien empuja la iniciativa de ley es el diputado nacional del PRO Sergio Omar Buil (Buenos Aires), seguido por sus compañeros de bancada Facundo Garretón (Tucumán) y Pedro Javier Pretto (Córdoba); y su colega del interbloque de Cambiemos Brenda Austin (UCR-Córdoba), entre otras. También aparece como firmante Carla Carrizo, radical hoy separada del oficialismo por responder al legislador Martín Lousteau.

"En la ciudad de Porto Alegre-Brasil, en el año 1989, con el Gobierno del Partido de los Trabajadores, surge esta iniciativa, la cual recibe hoy día reconocimiento internacional (...) El verdadero auge (...) no llegaría hasta 2002, cuando los diversos gobiernos de Porto Alegre demostraron con hechos los resultados positivos, al lograr un punto sensible para un ideario democrático: un gobierno participativo pero eficiente, lo que parecía una contradicción. Se había demostrado que la administración funcionaba mejor que antes y que se habían reducido los datos de pobreza", expresan los argumentos del proyecto.

Como intendente de Rivadavia (Buenos Aires), Buil empujó entre 2010 y 2011 la aplicación del sistema en cuestión. En su tercer artículo, la ley deja en claro que "tiene por finalidad recoger las aspiraciones y necesidades de la sociedad para considerarlos en los presupuestos y promover su ejecución a través de programas y proyectos prioritarios, de modo que les permita alcanzar los objetivos estratégicos de desarrollo humano, integral y sostenible".

Un sector del propio oficialismo destaca la ley, pero ve lejano su tratamiento. "La iniciativa es interesante pero casi imposible de llevarla a cabo en un país como la Argentina, con infinidad de municipios en problemas y con asistencia continua de Nación y de las respectivas provincias. Rara vez escuchará usted algún intendente importante o gobernador hablar sobre un proyecto de estas características", disparó un operador premium de Cambiemos a Ámbito Financiero.

La mecánica sugiere una primera etapa de preparación, diagnóstico y elaboración de visión estratégica de desarrollo. Junto con la aprobación de la ley de gastos correspondiente, el Concejo Deliberante deberá determinar la cantidad de dinero que será destinado al Presupuesto Participativo del año, que será repartida en secciones de acuerdo a las localidades del municipio.

Para la segunda etapa se realizará una "consulta a la población" para definir "los proyectos y obras que el municipio debe ejecutar el año próximo mediante la celebración de una secuencia de asambleas" comunitarias.

Los siguientes pasos involucran a la "Asamblea Plenaria" y al de la "elección", donde podrá votar cualquier ciudadano que se encuentre en el padrón electoral. El resultado determina qué iniciativas se deberán ejecutar en el Presupuesto Participativo, que serán monitoreadas por "Comités de Seguimiento y Control".

Según Buil, los principales beneficios son "la generación de conocimiento sobre el origen de los recursos y el destino de los gastos del municipio"; y el "control sobre el gasto público, garantizando el buen uso de los recursos". Además, exige "más responsabilidad a los funcionarios públicos y dirigentes políticos; "logra una comunicación más directa entre los gobernantes y la sociedad"; y se "fortalece el tejido social y la convivencia pacífica".

El diputado también destaca en los fundamentos del proyecto que "hoy en día se hacen presupuestos participativos en casi 1500 ciudades de países tan diferentes como: Francia, Corea, Bolivia, Estados Unidos, Canadá y Polonia, entre otros".

Dejá tu comentario