Ley Verna, o cómo rechazar DNU para prolongar vigencia

Edición Impresa

El Gobierno apuesta al ilusionismo legislativo con el proyecto de ley del peronista Carlos Verna, que incluye un artículo donde se deroga el DNU sobre uso de reservas, como un velado mecanismo para mantener la vigencia de ese decreto de necesidad y urgencia de Cristina de Kirchner. Se trata de un complicado cruce de expedientes donde la Cámara de Senadores votará un rechazo distinto al de la Cámara de Diputados, garantizando así la supervivencia del DNU 298/10.

Anoche, desde el despacho de Verna confirmaron que el dictamen que el senador del PJ llevará a la firma esta tarde en el plenario de las comisiones de Presupuesto y Hacienda y Economía Nacional habilita por ley el uso de reservas del Banco Central para el pago de deuda y, en uno de sus artículos, deroga el DNU 298/10 de idéntico contenido. Esta ingeniería legislativa le permite a la Casa Rosada mantener en realidad la vigencia del decreto presidencial ya que el Senado estará votando un expediente distinto al rechazo de la Cámara de Diputados.

En la sesión especial del miércoles 14, la Cámara de Diputados rechazó a través de un proyecto de resolución, de acuerdo con el mecanismo previsto en la Ley 26.122, el DNU 298/10.

Pero el dictamen de Verna consiste en un proyecto de ley que, aunque rechaza en uno de sus artículos el decreto en cuestión, no completa el trámite de rechazo iniciado en Diputados de acuerdo con la ley orgánica que regula los DNU.

Debate

Esto significa que más allá del efecto del rechazo virtual que contiene el proyecto del senador pampeano, el decreto de necesidad y urgencia que autoriza la utilización de u$s 4.328 millones de reservas del Central seguirá vigente. Para derogar el DNU sería necesario que ese proyecto sea aprobado por la Cámara de Diputados, donde el expediente debería ser debatido en las comisiones al menos dos semanas antes de pasar al recinto, donde tampoco está garantizada su aprobación.

Para evitar esta ficción legislativa de rechazo al DNU para, en realidad, prolongar su vigencia, tanto el radical Gerardo Morales como el peronista disidente Adolfo Rodríguez Saá insistirán esta tarde en la reunión de Labor Parlamentaria en votar en el recinto el mismo proyecto de derogación votado en Diputados.

Sólo una vez que el decreto de necesidad y urgencia esté rechazado de acuerdo con el mecanismo previsto por la Ley 26.122, los bloques opositores accederían a someter a votación el proyecto de Verna que habilita el uso de reservas. También esta estrategia antikirchnerista encierra una trampa para el oficialismo ya que, más allá de su eventual aprobación en el Senado, el proyecto estaría condenado a un rechazo en la Cámara de Diputados, donde la oposición supera ampliamente al Frente para la Victoria.

Llave

Tanto Verna como su paisana María Higonet son la llave para destrabar cualquier votación en la Cámara de Senadores. Sobre un total de 72 legisladores, el kirchnerismo conserva un núcleo duro de 35, al igual que la sumatoria de la oposición. Los senadores de La Pampa son la clave para destrabar el empate. Por eso Verna, aun impulsando el rechazo del DNU dentro de su proyecto de ley, podría ser funcional a la Casa Rosada si no accede a la demanda opositora de rechazar prima facie el decreto, tal cual lo hizo Diputados, antes de habilitar el tratamiento del expediente de su autoría.

El debate quedará agotado hoy en la Comisión de Economía Nacional con las disertaciones de dos ex presidentes del BCRA, el diputado de la Coalición Cívica Alfonso Prat Gay y el duhaldista lavagnista Javier González Fraga.

Por la mañana, Morales y Rodríguez Saá harán un último intento desesperado para que Verna e Higonet apoyen el rechazo in limine del decreto más allá de su propio proyecto de ley.

En el bloque kirchnerista de Miguel Pichetto aseguran que si Verna se suma a la oposición, fracasará el proceso de canje de deuda que supervisa el Ministro de Economía, Amado Boudou, para reinsertar a la Argentina en el mundo. Y en la Casa Rosada prometen contención y auxilio financiero para La Pampa.

Dejá tu comentario