Lula da Silva, discretísimo

Edición Impresa

La Habana - Luiz Inácio Lula da Silva y Hugo Chávez coincidieron ayer en La Habana, donde brindaron respaldo al régimen de los Castro, casi sin menciones a la muerte del disidente Orlando Zapata.

Tarde, tras demostraciones efusivas de aval al régimen, el mandatario brasileño se limitó a lamentar «profundamente» el fallecimiento de Zapata, a la vez que descartó que fuera a interceder ante el Gobierno de la isla para lograr una liberación de los presos de conciencia.

En tanto, Lula hizo saber que encontró con «aparente buena salud» al líder Fidel Castro, con quien conversó durante una hora. La reunión entre ambos se realizó por la tarde y del encuentro también participaron el actual presidente Raúl Castro y el ministro de la Secretaría Especial de Comunicación de la Presidencia de Brasil, Franklin Martins, precisaron los asesores al canal O Globo.

Horas antes, Lula se había reunido con Raúl Castro en Puerto Mariel, a unos 50 kilómetros de La Habana, para inspeccionar obras que son financiadas por Brasil. «Esta visita cierra un ciclo de encuentros del presidente en Cuba», ya que Lula concluye su mandato en diciembre, precisó el vocero presidencial brasileño, Marcelo Baumbach.

Chávez también se encontraba en la isla, pero trascendió poca información sobre sus movimientos. El venezolano se trasladó hacia La Habana inmediatamente cuando culminó la cumbre del Grupo Río en Cancún. Según una nota de prensa de la Presidencia venezolana, Chávez viajó el martes por la tarde a La Habana «momentos antes de que su par brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, también lo hiciera para realizar una visita oficial».

Agencias EFE, ANSA y AFP

Dejá tu comentario