16 de julio 2015 - 00:00

Lula: “Lo peor está llegando”

Brasilia - La presidenta Dilma Rousseff y su antecesor, Luiz Inácio Lula da Silva, se reunieron imprevistamente el martes para evaluar la nueva fase de la crisis política que se abrió en Brasil con el allanamiento a la mansión de Fernando Collor de Mello en el marco del escándalo en Petrobras.

"Prepárense, porque las cosas van a empeorar", planteó Lula da Silva durante un almuerzo con la mandataria en el Palacio de Alvorada, residencia oficial en Brasilia.

Lula, Dilma, Rui Falcao, presidente del Partido de los Trabajadores y un grupo de ministros conversaron durante casi cuatro horas el martes poco después de la incursión policial en la mansión de Collor.

El encuentro supuso una tregua entre la presidenta y su antecesor, quienes aparecieron enfrentados en el último tiempo debido a lo que el exmandatario considera una actitud demasiado pasiva del Gobierno para lidiar con el caso.

"Dilma está en nivel muerto", dijo Lula hace algunas semanas comparando a la mandataria con las represas que se vaciaron debido a una sequía reciente. La frase trascendió a los medios e, incómoda, Rousseff también declaró que no iba a trabarse en una discusión con su mentor.

Lula cree que el objetivo de las denuncias no es solamente poner a Rousseff al borde de un juicio político sino apuntar a él mismo como figura de recambio electoral.

Según informó ayer el diario O Estado de Sao Paulo, la preocupación de los comensales fue que los parlamentarios sospechados de corrupción redoblen su sabotaje al Gobierno haciendo más comprometida la situación de Dilma.

Agencia ANSA


y Ámbito Financiero

Dejá tu comentario