5 de abril 2013 - 00:00

Macri duda sobre frente con Lavagna. Silencio de Michetti

Gabriela Michetti
Gabriela Michetti
"La verdad es que a esta altura no me queda muy claro cuál es el gran negocio de darle a Lavagna el primer lugar en la lista". Antes del caos por las inundaciones, Mauricio Macri trazó un crítico diagnóstico de las negociaciones con el exministro de Economía de Eduardo Duhalde y Néstor Kirchner para consensuar una fórmula PRO peronista para el Honorable Senado de la Nación. Fue ante su mesa chica de colaboradores, donde el jefe de Gobierno porteño volvió, una vez más, a mostrarse como el único opositor incondicional. Roberto Lavagna estuvo en las gestiones Duhalde, Kirchner y fue un deslucido candidato a presidente por la Unión Cívica Radical. Pocos días después de la derrota en las presidenciales de 2007 ante Cristina de Kirchner, el economista se fotografió junto al expresidente en la Quinta de Olivos. Ahora busca asilo en el armado nacional de José Manuel de la Sota y espera, en vano, una definición de Sergio Massa en la provincia de Buenos Aires.

El diagnóstico macrista ante los eventuales rivales en la carrera por las dos bancas de la mayoría en el Senado también alacanzó a Fernando Pïno Solanas. El cineasta recurrió a un acuerdo con Elisa Carrió, quien viene de una catástrofe electoral al obtener cerca del 1,5% de los votos en las elecciones de 2011. Ese acuerdo divide también al Frente Amplio Progresista de Hermes Binner. Y en el búnker de Macri recuerdan que Pino también coqueteó con algunas iniciativas de la Casa Rosada en la Cámara de Diputados, como la nueva Ley de Medios Audiovisuales y la estatización de YPF. "Todos, Lavagna y Pino, están salpicados por el kirchnerismo, nosotros seguimos siendo la oposición más clara, y tenemos que reforzar ese perfil ante la ausencia de liderazgos", explicó Macri en aquel momento de acuerdo con el testimonio de uno de sus colaboradores.

Este volantazo del PRO, que podría dar por tierra con el pre-acuerdo con Lavagna, no es casual ni espontáneo. Gabriela Michetti está apartada de la escena política y no apareció durante la crisis por las inundaciones. Un fenómeno extraño teniendo en cuenta que resistió estoicamente las presiones de Macri, Emilio Monzó, Horacio Rodríguez Larreta y Humberto Schiavoni para mudarla a la provincia de Buenos Aires. Atornillada en la Capital Federal, el distrito que aspira a gobernar en 2015, la precandidata a senadora no emite señales. Pero ya le dejó en claro a Macri que no está dispuesta a ir como segunda de Lavagna en la fórmula senatorial. En el peor de los escenarios, accedería a competir en primarias abiertas, simultáneas y obligatorias el segundo domingo de agosto frente e un combinado peronista encabezado por el exministro.

Con María Eugenia Vidal copando mediáticamente la parada de los inundados, Michetti sólo se mostró en la semana de entronización de Jorge Bergoglio como nuevo Sumo Pontífice y la semana pasada participó del lanzamiento de la Fundación Diálogo Estratégico de Rodrigo Herrera Bravo. Con sus compañeros del bloque de diputados se comunica poco, por teléfono o por email. Y tolera lo mejor posible los fuertes dolores lumbares que sufre en su domicilio. Desde allí busca sumar voluntarios para su propia ONG, Suma. Este miércoles, y con el desastre ya consumado de las inundaciones que dejaron 8 muertos en la Capital Federal, envió una convocatoria por escrito que no qusio hacer pública: "Ustedes mismos decidirán luego a qué actividad se pueden sumar y a cuál no. Pero; al menos; tendrán un calendario de posibles tareas para hacer por los demás y mejorar esas realidades que tanto nos duelen o nos enojan. Trabajaremos junto con los Estados, con las ONG, con empresas que realicen buenas acciones de responsabilidad social empresaria, con todos aquellos que quieran SUMAR para construir entre todos ese país que soñamos... Necesitamos ciudadanía comprometida!!! que ponga el cuerpo y el alma!!".

Incluso en términos de aprovechamiento proselitista de una calamidad natural, y de gestión, como fueron las lluvias torrenciales de esta semana, la exvicejefa de Gobierno porteño optó por no explotar ese escenario, a diferencia de otros políticos. Trabajó en silencio pero sin cámaras cerca. Y volvió a diferenciarse así de Lavagna quien razonó: "En lo que nos pasa hoy hay un componente natural, inmanejable, pero hay otro derivado de la acción y responsabilidad del hombre. Es ésta la que nos importa".

En caso de competir en las PASO contra Lavagna, Michetti iría acompañada en la fórmula por Federico Pinedo. Otro frente de tormenta para Macri, ya el jefe de bloque PRO en la Cámara de Diputados desataría así una intestina interna por su sucesión. Sobre un total de once diputados nacionales, ocho de ellos terminan su mandato a fin de año, incluida Michetti. A ella se suman los porteños Paula Bertol, Laura Alonso, Julián Obiglio y Jorge Triaca. Son el principal sostén de Pinedo como jefe de bancada. También deberán renovar los bonaerenses Silvia Majdalani, Nancy González y la titular de la Juvetud PRO, Soledad Martínez, longa manu de Jorge Macri en el Congreso. Si Pinedo no se muda a la Cámara alta de la mano de Michetti, su jefatura estará en peligro en 2014. Algunos creen que un resultado competitivo de Miguel del Sel en Santa Fe lo ubicaría como sucesor natural.

Macri espera y observa el armado del peronismo disidente de De la Sota, Hugo Moyano y Lavagna. Celebra la ausencia de Massa en ese conglomerado y apuesta a que se acreciente la desnudez política del exministro en el distrito capitalino. Mientras tanto, se ilusiona con la foto del próximo jueves en el Museo de Boca Jrs. con el español José María Aznar. Para ese entonces, el agua ya habría bajado.

Dejá tu comentario