19 de marzo 2012 - 00:00

Macri, forzado a rotar gabinete por interna

María Eugenia Vidal, ayer a la mañana en una bicicleteada por el barrio porteño de Palermo, organizada para promover hábitos de vida saludables.
María Eugenia Vidal, ayer a la mañana en una bicicleteada por el barrio porteño de Palermo, organizada para promover hábitos de vida saludables.
En cuanto se enfríe la batalla por la transferencia de los subterráneos a la Ciudad de Buenos Aires, Mauricio Macri buscará resolver otra puja, pero dentro de su Gobierno. Esa interna le obliga a cambiar el organigrama en al menos dos dependencias y, de paso, pulir una idea que no concretó cuando envió, el año pasado, modificaciones a la Ley de Ministerios de su administración. Por esa norma, se creó, entre otras áreas, el ministerio de Gobierno, que conduce Emilio Monzó, encargado además de armar la campaña política del jefe porteño para las presidenciales de 2015, buscando ampliar las bases de PRO en el interior el país, actividad que por ahora mantiene hacia algunos intendentes del radicalismo dentro de los sectores no K.

Pero Monzó no ha logrado tener buena relación con el subsecretario de Gobierno (en la práctica, viceministro), Alvaro González, el ex legislador porteño que fue titular de la Comisión de Presupuesto y que actualmente en el ejecutivo de la ciudad tiene que atender, entre otras cuestiones, la relación con la Legislatura y los organismos de Control de la ciudad (Defensoría, Auditoría, Ente Regulador de los Servicios Públicos,etc.). González sí mantiene afinidad con el jefe de gabinete Horacio Rodríguez Larreta, y para el entorno de Monzó, su desembarco en la cartera habría respondido a monitorear al titular del area tras una suerte de recorte en las campañas electorales al capataz de los ministros.

Como sea, hasta ahora la modificación en el área de Gobierno consistirá en pasar a González con las mismas tareas que ahora tiene a cargo, bajo la órbita de R. Larreta.

Sin embargo el ministerio de Monzó no quedaría despojado ni mucho menos. En la misma movida y proyecto que envíe el jefe porteño a la Legislatura, se desdoblará el área Justicia y Seguridad a cargo de Guillermo Montenegro.

Allí se pasaría toda la subsecretaría de Justicia, que desde diciembre conduce el ex juez Javier Bouján y que sufrió cambios el mes pasado cuando renunció el director electoral Julián Curi. Un ex director general de la Unidad Administrativa de Control de Faltas, Ezio Emiliozzi, es el reemplazante, quien también proviene del radicalismo PRO, que tiene injerencia en el área judicial del Gobierno porteño, dentro de la distribución interna del macrismo.

De ese modo, Monzó tendrá bajo su dependencia, no solamente la dirección electoral, sino también el Registro Civil y todas las competencias que vendrán con la subsecretaría de justicia.

A la vez, Rodríguez Larreta incorporará funciones, entre los cambios que Macri está obligado a hacer con el consentimiento de una ley. El pase de González a la jefatura de gabinete le sumará tareas a las que actualmente desempeña como subsecretario de Monzó. También acumularía actividades, la vicejefa porteña María Eugenia Vidal, quien viene logrando una tropa propia dentro del macrismo.

Dejá tu comentario