Macri hoy ante mundo financiero con esperanza de anuncio con el FMI

Edición Impresa

Habrá encuentro con editores de medios económicos, con representantes de bancos y fondos de inversión, y con empresarios en el Council of the Americas. Más la chance de foto con Trump.

Nueva York - Perdió Boca 2 a 0 con River y en esta ciudad bajó la temperatura. Así, el primer día de Mauricio Macri en NYC no fue como él lo hubiera deseado, aunque no tendrá mucho tiempo para quejarse por el resultado del partido ya que hoy comienza una maratón en la que intentará demostrar a los mercados que las reformas que su Gobierno prometió, tanto al FMI como a bancos y fondos de inversión, esta vez sí van a cumplirse. Nadie olvida que en septiembre de 2016, durante su primera visita a Nueva York como presidente, fue precisamente la prensa económica de esta ciudad la que lo interrogó sobre si su Gobierno tendría la decisión de cambiar la Argentina o sería simplemente otra escala dentro de las crisis con las que el país tiene acostumbrado al mundo. Hoy a la mañana Macri tendrá otra chance para convencerlos de que esta vez las reformas económicas, con ajuste y todo, se cumplirán. Y el martes el partido de fondo no estará quizás en la ONU sino en la chance de poder anunciar, antes que regrese a Buenos Aires, el avance de un acuerdo con el Fondo ampliado y no solo por el adelanto de los u$s30.000 millones que al país le resta ingresar (entre los que están los u$s3.000 millones de la cuota suspendida por la renegociación), sino también por la extensión de otro monto casi similar.

El Presidente llegó ayer a las 7:30 al aeropuerto de Taterboro en New Jersey en un vuelo ejecutivo. Junto a él estaban su esposa, Juliana Awada, Iván Pavlovsky, Fulvio Pompeo y el Canciller Jorge Faurie ya que Nicolás Dujovne llegó a Nueva York el sábado. Los esperaban Fernando Oris de Roa y Martín García Moritán, jefe de la misión ante la ONU, y de allí fue directo al hotel Langham. Hubo almuerzo junto a Awada y Dujovne, italiano, en el Upper East Side, y luego encierro en el hotel para ver el partido.

El día había estado reservado para el descanso y el resultado de Boca lo complicó. En una de esas idas y vueltas Macri habló en la puerta de su hotel. Hubo una breve referencia a lo que será su mensaje ante la Asamblea General de la ONU mañana: "vamos a contarles a todos los americanos y a todos los extranjeros que nos encontraremos en el buen futuro que tenemos los argentinos".

Esa formalidad generaliza varios de los temas que serán el centro de su mensaje mañana. Macri va a hablar sobre las presiones que soportó la economía argentina y los cambios que debe hacer. Y agradecerá los apoyos del FMI y del gobierno de Donald Trump. En medio de esa visita a la ONU habrá almuerzo con presidentes, una cumbre de mandatarios del MERCOSUR y el encuentro con el español Pedro Sánchez, todo dentro del edificio de Naciones Unidas.

Antes de ese mensaje Macri debe enfrentar hoy al mundo financiero. Bien temprano, a las 8, tendrá un encuentro con los editores del diario Financial Times. Para el Gobierno no es una entrevista más. Tampoco lo es la que tendrá una hora y media después con la agencia Bloomberg. Esos dos medios, junto al Wall Street Journal, son las voces que escucha el mercado en esta ciudad a la hora de informarse. Macri deberá convencerlos. No solo estarán los periodistas. También pasarán por allí los representantes del Citi, HSBC, Goldman Sach y el Itaú, todos tenedores de deuda argentina. Al mediodía se sumará un almuerzo con bancos y fondos de inversión (ver nota en página 5).

El trajín económico no terminará allí. Un poco más tarde Macri y Dujovne volverán a enfrentarse a empresarios de los Estados Unidos y la Argentina en el Council of the Americas. Esta vez la reunión será en el edificio de esa organización en Park Avenue, cerrada y confidencial. Fue el último punto de la agenda presidencial que había quedado por definir.

A las 19 habrá chances de una foto con Donald Trump en el cóctel que el estadounidense ofrece a todos los mandatarios que llegan a Nueva York en esta semana y luego un viaje al restaurante Cipriani de Wall Street donde el Atlantic Council lo premiará con el Global Citizen Award.

Dejá tu comentario