Macri inauguró sede porteña sin abandonar clima de campaña

Edición Impresa

No fue un acto de campaña, pero en campaña cualquier acto puede saber a proselitismo, como ayer, cuando Mauricio Macri dio por inau-gurada la nueva y pomposa sede del Gobierno porteño en Parque Patricios y llovieron aplausos y cánticos para Horacio Rodríguez Larreta. Es el candidato favorito del jefe porteño para ser su heredero en la Ciudad de Buenos Aires y así lo contempló, entre los invitados especiales, Gabriela Michetti, quien quedó en desventaja en cuanto a los apoyos del Gobierno para su precandidatura. Macri, por las dudas, por la mañana había dicho que a cualquiera de los dos que ganara las PASO le dará su apoyo. Obvio, es una elección que así ya tiene ganada.

Entre mil invitados, la senadora porteña compartió la inauguración que se realizó en el hall central del edificio diseñado especialmente por el arquitecto Norman Foster -quien estuvo presente ayer por la mañana en el encuentro-, cuando el extitular del Banco Ciudad de Buenos Aires, Federico Sturzenegger, decidió trasladar la sede central de la entidad financiera, pero al asumir Rogelio Frigerio prefirió permanecer en la zona bancaria del centro porteño.

Con dificultades para construir un edificio en los terrenos de los neuropsiquiátricos Borda y Moyano, el Gobierno porteño aceptó la idea de utilizar el inmueble del Banco Ciudad, ubicado en Uspallata al 3100 frente al Parque de los Patricios, en la zona sur del distrito.

Macri pronunció distintos agradecimientos por la inauguración, entre otros a Frigerio y al ministro Daniel Chain (uno de los tres alineados con la campaña de Michetti), pero también por haber logrado la complicada mudanza, a Rodríguez Larreta. Entonces sobresalieron los aplausos y ovaciones en un gesto más de adhesiones a su cruzada.

Entre los invitados estuvo Fernando de la Rúa, además de Laura Alonso, Jorge Enríquez y diputados. María Eugenia Vidal acompañó a Macri a su lado, en las escaleras del amplio hall de acceso al edificio. Todo estuvo rodeado de un clima de algarabía.

También se vio un surtido de participantes, como Marcelo Tinelli, Raúl Lavié, Daniel "Tano" Angelici, el ministro de Cultura Hernán Lombardi, el de Seguridad Guillermo Montenegro, el titular de la Legislatura, Cristian Ritondo, y entre otros el fiscal general Martín Ocampo y el subjefe de la Metropolitana Ricardo Pedace. También estuvieron el titular del Teatro Colón, Darío Lopérfido, y una delegación de ruralistas que encabezó Luciano Miguens.

"Esta obra refleja una idea y una iniciativa política que se combinan con la decisión de un jefe de Gobierno visionario para transformar una ciudad y convertirla en más equilibrada",
dijo Foster en el momento de su alocución en un imponente ambiente vidriado de su proyección.

"La idea es un Estado transformador que interactúa con el sector privado y que genera miles de puestos de trabajo, como el Distrito Tecnológico, donde ya hay más de 200 empresas, las más innovadoras de la Ciudad, que están trabajando acá, afirmó Macri. El jefe porteño destacó también que "esta belleza arquitectónica es el emblema del compromiso que tomamos desde el primer día: terminar con la división norte-sur que existía en la Ciudad de Buenos Aires".

La sede está ocupada desde hace semanas por las distintas dependencias del Gobierno que utilizaban el palacio de Bolívar 1 -incluido el despacho de Macri-, donde ahora sólo residirá el Ministerio de Hacienda.

Dejá tu comentario