Macri perseguirá a los que blanqueen capital

Edición Impresa

El jefe de Gabinete del Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, confirmó ayer que gravarán a quienes se adhieran al blanqueo de capitales y a la moratoria impositiva en la Ciudad de Buenos Aires. Al mismo tiempo, remarcó que el distrito no se sumará a la ley impulsada desde el Gobierno nacional, aprobada a fines del año pasado.
En ese sentido, sostuvo que quienes exterioricen fondos deberán pagar Ingresos Brutos y los demás tributos que correspondan a nivel provincial (o de la Capital Federal, en este caso). Según explica la reglamentación de la AFIP, quienes blanqueen capitales serán condonados y sólo deberán abonar alícuotas de entre un 1% y un 8%, según sea el destino que se le dé al dinero. Sin embargo, el perdón hace referencia a los impuestos nacionales, tales como Ganancias, IVA y Bienes Personales. El contribuyente porteño deberá, además, tributar hasta un 4,5% del dinero que blanquee por la aplicación de Ingresos Brutos.
Sin definición
«La facultad de imponer y cobrar un impuesto la tienen las provincias, que la delegan a la Nación para ciertos tributos. Sin embargo, Ingresos Brutos quedó fuera de esa delegación, y se sigue cobrando a nivel provincial», explicó el abogado Víctor Fabetti.
Aún no está claro si el ente recaudador porteño recaerá sobre quienes hayan originado los fondos dentro de la Ciudad de Buenos Aires o si lo hará sobre quienes deseen invertir ese dinero en la Capital. Sin embargo, Fabetti ejemplificó que si una empresa radicada en Capital Federal exterioriza fondos, le van a cobrar lo que adeude de Ingresos Brutos, a lo que se sumarán los intereses que correspondan desde el momento que dejó de cumplir con el ente recaudador. Es decir, que lo que importa es la residencia del contribuyente, más allá del destino de los fondos.
Hasta ahora Chaco, Buenos Aires, Mendoza y Tucumán son las que aceptaron formalmente unirse al blanqueo de capitales. Y, según adelantaron desde el organismo dirigido por Ricardo Echegaray, en estos días se sumarían San Juan y Santa Cruz. Sin embargo, más allá del formalismo de anunciar explícitamente esta adhesión, cada provincia debe redactar una ley para reformular los impuestos provinciales de manera que lo cobrado por la repatriación sea acorde con las alícuotas de entre un 1% y un 8% que indica la ley aprobada por el Congreso.
Contrario a la decisión adoptada en el distrito de Mauricio Macri, en la provincia de Buenos Aires, Daniel Scioli impulsa la emisión de un bono que financie el costo de repatriar los capitales, en búsqueda de mostrarse como una plaza más conveniente que otras en el blanqueo (ver Ámbito Nacional).
La negativa de la Ciudad de Buenos Aires de sumarse al blanqueo de capitales hace tambalear al objetivo de alcanzar una mayor recaudación por parte de la AFIP. Con más de 3 millones de habitantes, es uno de los distritos con mayor número de contribuyentes del país.

Dejá tu comentario