Macri vs. Filmus por la seguridad, en últimas horas de campaña porteña

Edición Impresa

Todo lo que pueda suceder en la Capital Federal, que roce a algunos de los candidatos, será un tormento de campaña, en las horas que restan hasta la veda electoral que arrancará en el primer minuto del viernes. Para Mauricio Macri, ya lo es un fallo judicial (ver nota aparte) y también el fervor estudiantil por copar colegios para que atiendan sus demandas, pero asimismo, considera que el anuncio de reforzar la seguridad en los barrios del sur porteño, que se concretó ayer, importa para las chances de su principal rival, Daniel Filmus.

Como sea, tras los comicios, una zona de la Ciudad de Buenos Aires se habrá transformado en prueba piloto de la política nacional contra el delito en el distrito y de los planes macristas con el mismo objetivo, aunque el escrutinio tras el 10 de julio quizá no sepa reflejar cuánto influirán las medidas para direccionar el voto de los vecinos.

Nilda Garré no retaceó críticas al jefe de Gobierno porteño, ayer al mediodía, antes de encabezar el acto para dar curso al denominado Cinturón del Sur. El ambicioso operativo dispone de más de 3.500 efectivos de la Gendarmería y la Prefectura Naval Argentina en la Ciudad de Buenos Aires, desplazando a la Policía Federal hacia el resto del distrito y en la zona de prueba, acotando sus funciones.

La ministra dijo que Macri «no ha hecho nada por los barrios del sur y encima se opone cuando el Gobierno nacional da respuestas a la gente», reprochó Garré.

«Macri tiene puesta en automática su lengua y entonces cada vez que hay una iniciativa del Gobierno nacional, sea buena o regular, siempre se opone», insistió la ministra.

La funcionaria recorrió calles del barrio Villa Lugano y luego llegó hasta el acto en las avenidas Sáenz y Amancio Alcorta, donde estaban, entre otros, Filmus, su postulante a la vicejefatura porteña, y el primer candidato a legislador de la boleta kirchnerista, Juan Cabandié.

Macri también reforzó parte de esa zona con cerca de 400 efectivos nuevos de la Policía Metropolitana, y en ese sentido Garré aseguró: «Cuando estén en la zona, por supuesto se articularán tareas. Hay que hacer algo racional en beneficio siempre de los vecinos, porque todo suma si lo sabemos articular».

Por las dudas que llovieran las interpretaciones, Garré explicó que «este operativo no tiene nada que ver con las elecciones. Este operativo está basado en distintas evaluaciones de que era necesario aumentar el recurso humano en estas zonas para mejorar la situación de inseguridad y bajar las tasas del delito. No tiene nada que ver con las elecciones».

El macrismo se venía quejando de no haber sido consultado sobre la nueva medida del Gobierno nacional para la seguridad del distrito porteño y, al mismo tiempo, anunció la designación del Policía Metropolitana en la comuna 4 (La Boca, Barracas, Pompeya y P. Patricios). El operativo Cinturón del Sur se despliega en los barrios La Boca, Barracas, Bajo Flores, Villa Soldati, Pompeya y Villa Lugano. En esos barrios, entonces, se desplazarán Gendarmería, Prefectura, la Federal y la Metropolitana.

«Creo que el ingeniero Macri a veces piensa que el sur no existe; nosotros vamos a contemplar los derechos y las necesidades de los habitantes de esta zona de la Ciudad», criticó la ministra de Seguridad, mientras que Filmus dijo que a partir de esta nueva decisión «los únicos que están preocupados son los narcotraficantes y los delincuentes».

En la jornada, Macri inauguró un paso de nivel en Palermo, y dijo que era «pura campaña» la toma de colegios secundarios, y también se refirió al operativo nacional de seguridad.

«Bienvenidos a que se ocupen de la seguridad, porque es el primer reclamo», dijo, irónico, sobre el anuncio de Garré.

«Espero que haya coordinación, ya que para la Prefectura y la Gendarmería el sur de la Ciudad es un lugar desconocido», consideró el jefe de Gobierno que busca ser reelecto el domingo próximo.

Más duro, su ministro de Seguridad, Guillermo Montenegro, atacó a la ministra Garré diciendo que «miente».

«Garré miente al ocultar el trabajo enorme en materia de seguridad que hemos hecho en el sur metropolitano», sostuvo Montenegro. «Lo peor es la tremenda improvisación para la incorporación de Gendarmería y Prefectura, lo que me obliga a preguntarme quién y cómo controla las fronteras para evitar el ingreso de drogas al país», remató el ministro macrista, recalentando la puja por el delicado tema de la protección a los porteños.

Dejá tu comentario