Macrismo hace músculo pegándole más a Carrió

Edición Impresa

La idea de Elisa Carrió de una campaña electoral que no la lleve a enemistarse con Gabriela Michetti la hicieron trizas, entre ayer y el domingo los dirigentes de PRO, quienes siguiendo la réplica de la vicejefa porteña, continuaron acusando a la dirigente de intentar partir al macrismo y buscar que Michetti no sea candidata.
Casi un giro de la tropa PRO, donde sectores más allegados a Michetti habían intentado, hasta la semana pasada, buscar una fórmula que haga eludir la pelea entre las candidatas. Pero, el enojo del propio Mauricio Macri superó esa expectativa, ya que venía contrariado por las sospechas que deslizó Carrió sobre un presunto pacto entre él, Eduardo Duhalde y Néstor Kirchner para el adelantamiento electoral. Es que esas dudas hasta llegaron a instalarse por un momento en cercanías del Gobierno porteño.
Ensayo
Como en un ensayo, en pretemporada de campaña, ayer se sumaron el jefe de Gabinete porteño, Horacio Rodríguez Larreta, el secretario de Gobierno, Marcos Peña y el diputado nacional, Federico Pinedo, a las quejas de la vice y a la negativa de Mauricio Macri de sellar un acuerdo opositor con la Coalición para las papeletas electorales.
De esa manera se aleja la posibilidad de que Michetti insista con su candidatura a legisladora porteña para eludir la pelea con Carrió en las urnas, si fueran finalmente conjuntas las locales con las nacionales, el próximo 28 de junio. Si bien la decisión no está formalmente tomada acerca de cuál será la candidatura de Michetti, lo cierto es que la vice no quiere aparecer como cómplice de los ataques verbales a su jefe.
El jefe de Gabinete porteño, Horacio Rodríguez Larreta, aseguró ayer que Carrió quiere «separar» al PRO, en sintonía con los dichos de Michetti, quien se mostró disgustada por los disparos verbales de la titular de la Coalición Cívica contra Macri.
«Carrió dice, con algunos del PRO sí, pero con otro no y en otro momento dijo que podía ser un acuerdo nacional pero no en la Ciudad, son todas cosas totalmente contradictorias que muestran muy poca voluntad de diálogo y de acuerdo» dijo Rodríguez Larreta y fustigó «eso de que quiere hablar con Gabriela, pero no con Mauricio».
«Si tiene voluntad de diálogo que acepte la invitación que Mauricio hizo el viernes de juntarnos en la oposición a acordar y firmar un acuerdo para apoyar algunas leyes después de la elección, de trabajar juntos en control y fiscalización de la elección para que no haya ningún curro ni nada raro», dijo el funcionario macrista. «Sólo quieren separarnos, pero nunca pudieron», insistió Rodríguez Larreta y advirtió que si Carrió «quiere sentarse a discutir con Gabriela Michetti, que se siente, pero que no trate de dividir al PRO porque no va a ir a ningún lado».
También Pinedo, en el mismo sentido, sostuvo que «pedir a los adversarios que no se presenten a la elección para que ella pueda ganar es un razonamiento que yo no entiendo bien», considerando que el ruego de Carrió de «no confrontar» ante las urnas, supone que Michetti no se presente a la competencia por una diputación nacional.
Alusión
También el funcionario del Gobierno porteño, Marcos Peña aludió a Carrió, ayer. Dijo que «está claro que el PRO va a tener su oferta electoral y está abierto a dialogar con todo el mundo, pero lo que no está en los planes es producir una división como lo está planteando» la ex diputada.
Ayer, Macri condujo la reunión semanal del gabinete porteño, pero Michetti no asistió al encuentro en la Casa de la Cultura de Liniers, en la calle Pieres 226. Al salir de allí, Pinedo y Peña hablaron de las elecciones.

Dejá tu comentario