14 de noviembre 2016 - 00:00

Magnífica muestra de un Berni desconocido

Berni. Uno de los dibujos desconocidos que se ven en el MAMBA.
Berni. Uno de los dibujos desconocidos que se ven en el MAMBA.
La muestra de 220 dibujos inéditos de Antonio Berni (1905-1981) que se exhibe en el MAMBA es el hallazgo del año. Son en realidad 400, encontrados en una casa y cuya procedencia se mantiene en secreto. Fue Marcelo Pacheco, gran conocedor de la obra del artista, el encargado de analizarlos, cotejarlos con el resto de su producción, organizarlos y actuar como curador de esta muestra que lleva por los distintos universos pictóricos de su amplia producción, en la que el dibujo era una actividad diaria y compulsiva.

Hay tintas, acuarelas, lápices, óleos, técnicas mixtas que abarcan desde retratos de sus amigos o por encargo, muy cotizados en las décadas del 60 y 70, y aquellos que solía enviar a los salones. Paisajes de la provincia de Buenos Aires, de Rosario, su ciudad natal; sus prostíbulos, las mansiones de la Mar del Plata opulenta y exclusiva de los años 50, desnudos realizados en París cuando asistía a los talleres de Othon Friesz y André Lhote entre 1927 y 1928. Algunos de los dibujos sirvieron como bocetos para sus obras pictóricas, como "Sin Título", de 1981, témpera sobre papel que remite a su célebre "Cristo en el garaje", o "Cristo en el departamento", y también a una obra de 1980, "Magdalena", que están relacionadas con el momento en que pinta crucifixiones, una iconografía religiosa transformada en cotidiana.

Berni siempre se comprometió con la política. En estos papeles hay bocetos, apuntes, obra terminada y sin terminar que hacía en cuadernos, en pedazos de papel donde garabateaba y, como señala Pacheco, "este conjunto aporta novedades para la historiografía de Berni, para la mirada y visión subjetiva, personal, su actitud crítica, sin contemplaciones". El crítico Fermín Fevre escribió que "el núcleo de su identidad creadora está en la identidad ética y estética".

Ésta es una muestra que debe verse con detenimiento porque se descubrirán gestos del Berni conocido y del desconocido.

En un sector se encuentran papeles reservados con escenas del Decamerón, burdeles, variaciones sobre el Bosco y escenas de sexo explícito en una catedral. Hay obras pertenecientes a los 40 y 50, de carácter popular, narraciones de sus viajes a Santiago del Estero, Jujuy, Bolivia y Perú con la intención de cumplir un antiguo anhelo, instalar desde nuestro país una cultura americana que se extendería al resto del continente. Uno de los núcleos, "Ilustraciones", muestra su vínculo con los medios gráficos con dibujos de Carlos Monzón para la revista Gente y otros basados en fotografías.

Berni recorrió todos los ismos contemporáneos, se sirvió de todos los movimientos, pasó de lo rural a lo urbano, fue un pionero en inventar la saga que se desarrollará en las villas con personajes que se permiten soñar, realizó murales monumentales; fue un enemigo de lo convencional que mezcla, cita, desborda los cánones habituales y lo que se llamó el buen gusto. En Berni hay de todo, principalmente su libertad creadora. (Clausura el 26 de noviembre, MAMBA, San Juan 350.)

Dejá tu comentario