Más contra dólar: BCRA aspiró otros $ 11.300 M

Edición Impresa

El Banco Central mantuvo ayer su política de absorción monetaria, pero sin necesidad de tocar las tasas: el organismo se quedó con $ 11.300 millones en su licitación de deuda y esterilizó, con esto, los pesos que habían percibido los bancos en estas semanas a partir de la normativa que los forzó a liquidar activos en dólares. Esta herramienta que desempolvó Juan Carlos Fábrega le permitió asegurar la paz cambiaria en estos días: los bancos ya liquidaron alrededor de u$s 1.000 millones de bonos en moneda extranjera en el MAE y cumplieron así con la porción que debían desarmar en febrero de acuerdo con la nueva disposición oficial. El fenómeno ha permitido al Central mantener acotadas las expectativas de devaluación, el tipo de cambio oficial, el "dólar Bolsa" y, con esto, el billete informal. Pero podría dar señales de agotamiento al menos por lo que queda del mes y alcanzará a poner a prueba el poder de fuego del Central. El primer indicio de esto se vio ayer en las leves subas que mostraron el "dólar Bolsa", el "contado con liqui" y el "blue", tras los retrocesos de los últimos días.

En la licitación de deuda de ayer, el Central resolvió mantener sin cambios las tasas de interés que ofreció pagar a los bancos, con el objetivo de que las entidades puedan congelar por primera vez en quince días los retornos que pagan por sus plazos fijos a los ahorristas. Por letras en pesos que vencen en 84 y 98 días, el organismo fijó tasas del 28,71% y un 28,86% anual, respectivamente, que son similares a las que determinó la semana pasada, pero que viene de ajustar en unos 900 puntos básicos desde que hace quince días decidió profundizar este mecanismo como un antídoto contra el "blue". La absorción fue de $ 11.300 millones (y acumula así casi $ 30.000 millones en lo que va del año), pero es prácticamente similar al tamaño de la liquidez que habían incrementado los bancos desde el miércoles pasado por la obligación de desarmar una parte de su patrimonio en dólares.

En el MAE ya se liquidaron unos u$s 1.180 millones en los últimos cuatro días vía "MEP" (bonos en moneda extranjera), a partir de lo cual se estima que las entidades habrían recibido a cambio más de $ 10.000 millones. El movimiento, que refleja una mayor liquidez que percibieron en estos días, empezó a mostrar una sugestiva desaceleración: fue de u$s 386 millones el primer día de vigencia de la regulación; de u$s 410 millones el jueves; u$s 258 millones el viernes; de u$s 101 millones el lunes; y de sólo u$s 20 millones ayer. La liquidación se reanudará en marzo, en la misma magnitud; luego en abril, y por último en mayo.

El ajuste que se ve obligado a digerir ahora el Gobierno es el método que ve más acorde para evitar el drenaje de divisas. La Badlar, que es la tasa de referencia que rige para los ahorros más grandes a 30 días del sistema financiero, se disparó ayer al 26,3% (ver aparte). Ya acumula un ajuste de 500 puntos básicos en lo que va del año y explora niveles récords que no se alcanzaban desde octubre de 2008, cuando se activó la crisis tras la caída de Lehman Brothers. En el sistema hay quienes consideran que la tasa de referencia deberá llegar al menos al 30% anual para descomprimir la situación. Pero reconocen, a la vez, que aún en ese caso habrá que ver si el BCRA logra restablecer confianza y captar liquidez.

"La tasa debe ser mayor que la expectativa de inflación y devaluación para que los agentes económicos reaccionen frente al estímulo monetario, dejen de demandar dólares y refuercen su demanda de pesos", sostuvo el informe más reciente de la consultora Economía & Regiones.

Dejá tu comentario