Más focos apagados

Edición Impresa

Lo mejor que podía pasar era llegar al viernes: para que lo que se convirtió en un progresivo martirio de caída de actividad, alcance el alto del fin de semana.

Cierto es que el lunes no tiene buenas perspectivas, al quedar entre dos feriados, pero al menos resulta un atenuante y que en éste trayecto semanal no lo tuvo.

Solamente pensar en que el mercado local fue un componente más, en caravana internacional que lució del mismo plano oprimido. ayer, culminó el Dow Jones teniendo que asumir un 0,83 por ciento de retroceso, el Bovespa acusó un 0,42 por ciento en el mismo signo. Y no quedaba ninguna saliente de donde poder asirse el Merval. Dispuestos los operadores a trabajar en las trincheras, el máximo que se pudo lograr estuvo en los «2.233» puntos, luego reemplazados por lo que resultó el mínimo y cierre de la rueda con solamente «2.213» y fijando un descenso leve, del 0,33 por ciento. Pero, con el alto costo de adelgazar tanto las ventas, hasta matar totalmente el ritmo de negocios.

El volumen final se inscribió en términos alarmantes, porque no se superaron los $ 19 millones efectivos en acciones. A partir de tal cifra, lo demás carece de sentido para cualquier análisis realista.

Diferencias de «36» alzas, por «31» descensos, como plaza «testigo» de la contracción se debe citar a la excluyente Tenaris: sólo 71.000 papeles transados. La idea de un estadio donde los focos se van apagando progresivamente, con protagonistas en las penumbras, no le queda mal a lo visto. La Bolsa preocupa.

Dejá tu comentario