Mejor no haber estado

Edición Impresa

Una pequeña «ventaja de juego» le significó al Merval no haber participado ayer del circuito bursátil, una vez visto el saldo que dejaron los mercados referentes en el desarrollo de la rueda. Lo principal, que el Dow Jones contestó con una caída de más del 1% a las ya gastadas palabras del titular de la Reserva Federal (y dando la aparente tranquilidad de que seguirán con el dinero «barato» y la tasa ausente). Pero, en contrapartida, probablemente se haya ponderado también la causa por la que se prosigue con el discurso monetario inalterable. Y esto es que la economía norteamericana solamente arribó a cierta meseta, deteniendo la caída libre, pero sin dar las muestras ansiadas de retornar a la ruta del crecimiento. Y aquí, entonces, corresponde preguntarse cuál sería la mejor de las noticias (visto que la dosis habitual de la Fed ya no es capaz de incentivar a nadie).

El Bovespa pudo salvar la ropa, quedando en el alambre de la neutralidad, por lo que se conformó una rueda donde no convenía estar de cuerpo presente. Aunque esto no predispone bien el reinicio de hoy, en Buenos Aires, que podría estar tomando con retardo las malas señales del martes y acusarlas en sus índices, lo peor que podría darse es otro comienzo en baja para Wall Street y potenciando la posibilidad de rebaja local.

Lo que prevalece -por ahora- es que se trata de un diciembre sembrado de incertidumbres y donde no aparecen motivaciones renovadas, para darles otro aire alcista a los mercados. La tan escasa producción de órdenes locales, el lunes en nivel indigente, podría proteger el sesgo bajista no más que eso. Y la Bolsa, famélica.

Dejá tu comentario