Mientras rearman PJ, los gobernadores se suben precio ante Casa Rosada

Edición Impresa

• LIGA AMPLIADA SE REUNIÓ AYER EN LA SEDE PORTEÑA DEL CONSEJO FEDERAL DE INVERSIONES
Los mandatarios se agrupan para llevar pedidos a Macri y mostrarse como un contrapeso a pesar de la victoria nacional de Cambiemos. En clave postkirchnerista, sorprendió presencia de Miguel Pichetto.

La liga de gobernadores con hegemonía peronista se reunió ayer en el Consejo Federal de Inversiones (CFI) para diagramar estrategias comunes para resguardar los recursos provinciales ante lo que entienden una avanzada de Nación y ante la amenaza que les representa el reclamo de María Eugenia Vidal de eliminar el techo del Fondo del Conurbano. De todos modos, primó el mensaje político, con una foto de 16 provincias que se muestran en bloque en sus planteos a pesar del triunfo nacional de Cambiemos en las últimas legislativas, que dejaron más fortalecido al presidente Mauricio Macri.

El encuentro empezó a esbozarse en el almuerzo del martes entre el sanjuanino Sergio Uñac y el tucumano Juan Manzur, los dos "nuevos gobernadores" del PJ que resistieron la ola amarilla y ganaron por buen margen en sus provincias. El miércoles la convocatoria se mantuvo en reserva, y se motorizó a través del grupo de WhatsApp que integran los miembros originales de la liga de gobernadores peronistas, que se gestó en agosto con un mitin en la porteña Casa de Entre Ríos.

Además, se sumó un habitué de ese cónclave, el misionero Hugo Passalacqua (Frente Renovador de la Concordia), y sorprendió la presencia del socialista Miguel Lifschitz, golpeado por el magro resultado el domingo del Frente Progresista que administra la provincia. No obstante, la presencia más llamativa fue la del jefe de bloque de senadores del PJ, Miguel Pichetto.

Su lugar en la mesa tiene triple lectura: 1) en un peronismo deshilachado, el senador podría ser uno de los rearmadores del espacio; 2) los gobernadores coincidieron en una serie de puntos que tendrán como eje al Congreso, como la pelea por partidas extra en el Presupuesto nacional 2018; 3) mantener alejada de ese armado a la expresidente Cristina de Kirchner, quien, creen los gobernadores, es funcional a un macrismo que a su vez insiste en instalarla como oponente. Pichetto ya advirtió que la electa senadora no será parte de su bloque con la excusa perfecta: eligió competir por fuera del PJ.

Este último punto es clave: más allá de derrotados y vencedores, el peronismo debe avanzar hacia un escenario post-K, sostienen los mandatarios. En esa línea, un dato: para las reuniones que se plantearon con la Comisión de Presupuesto de Diputados, le abrirán la puerta a Diego Bossio pero no a Axel Kicillof.

Además de Uñac, Manzur, Lifschitz y Passalacqua estuvieron los mandatarios peronistas: Juan Schiaretti (Córdoba), Carlos Verna (La Pampa), Gildo Insfrán (Formosa), Rosana Bertone (Tierra del Fuego), Domingo Peppo (Chaco), Gustavo Bordet (Entre Ríos), Sergio Casas (La Rioja) y Alicia Kirchner (Santa Cruz), última en arribar al convite. A ellos se sumaron los vicegobernadores de Salta y de Santiago del Estero, Miguel Isa y José Neder -respectivamente-; el ministro de Gobierno de Catamarca -y electo diputado nacional-, Gustavo Saadi; y por San Luis fue José María Vernet, asesor de Alberto Rodríguez Saá. Dieciséis distritos representados, con 8 oficialismos victoriosos y 8 derrotados. Una especie de "acá estamos" que trataron de transmitir al Gobierno nacional, mientras dimensionan daños y tantean la reconstrucción partidaria.

La foto se volvió más necesaria cuando el presidente Macri amplió la convocatoria del lunes, en principio sólo pensada para gobernadores, a quienes luego licuó en un combo de 150 personas entre jefes sindicales, cámaras de empresarios, representantes del Poder Judicial, entre otros. Los mandatarios leyeron "que les estaban bajando el precio", dijeron desde las comitivas provinciales. Muchos de ellos no estarán el lunes y en cambio enviarán a sus vicegobernadores. No quieren una instantánea aplaudiendo al Presidente cuando esperaban una reunión definitoria para muchos de sus asuntos pendientes.

Poco después de las dos de la tarde Uñac, Manzur y Schiaretti llegaron a la planta baja del CFI. Tomó la palabra el cordobés, quien reclamó sobre la distribución de recursos a las provincias. Recordó que la ley de coparticipación vigente establece que del total recaudado por el Estado nacional, "el 58% debe ser para las provincias y el 42% la Nación, y hoy es exactamente al revés".

A propósito del reclamo del Fondo del Conurbano, Schiaretti sostuvo que se "tiene que resolver en una mesa de diálogo con todas las provincias y el Gobierno nacional".

En la práctica, los ministros de Economía se reunirán el próximo martes para elaborar un documento que los gobernadores tendrán bajo la manga para entregarle a Macri. Contendrá cinco puntos principales:

• Fondo del Conurbano.

• Reparto de obra pública.

• Inclusión de partidas en el Presupuesto 2018.

• Un esquema de distribución automática de la coparticipación.

• Los esquemas de PPP (Participación Público Privada) en las provincias, que deberán adherir a la ley macro e instrumentarlas los gobernadores por decreto.

Además, mientras las provincias esperan el borrador del Gobierno nacional sobre la reforma tributaria, los jefes provinciales buscan ponerse de acuerdo en temas como la exigencia de eliminar Ingresos Brutos. "Parece que los únicos impuestos distorsivos son los provinciales", se quejan.

Dejá tu comentario