Moyano anticipa su salida de la CGT

Edición Impresa

• LO REEMPLAZARÁ JUAN CARLOS SCHMID, QUIEN DEBERÁ NEGOCIAR LA FUSIÓN SINDICAL
El camionero dejará la jefatura de la central el jueves, después de doce años. Diáspora no resuelta entre aliados.

Hugo Moyano dejará de ser, esta semana, secretario general de una de las versiones de la CGT y le cederá su puesto al portuario Juan Carlos Schmid, nominado por el sector para encabezar o integrar una futura conducción unificada de la central obrera a partir del 22 de agosto. El paso al costado, después de doce años consecutivos representa para los aliados de Moyano un golpe todavía no asumido en general, y una inminente diáspora entre quienes aspiraban a una continuidad lo más fiel posible y los que pedían una renovación.

La salida del camionero se concretará el jueves durante un Congreso en el microestadio de Ferro, en el que también dejará su cargo el segundo de esa CGT, el petrolero Guillermo Pereyra. La movida, sorpresiva para buena parte del sindicalismo peronista, incluye el nombramiento de una cúpula renovada de la organización con un doble mandato: negociar con los otros sectores las condiciones de la fusión a través de una conducción unipersonal o colegiada- o bien, en caso contrario, quedar al frente de la seccional Azopardo por los próximos cuatro años en un escenario de nueva ruptura.

La maniobra dejó perplejos a muchos dirigentes cercanos a Moyano que esperaban prorrogar su mandato, que vence el 13 de julio, al menos hasta el 22 de agosto en que se hará el Congreso de unidad. Y agudizó el malestar de los gremialistas que reniegan de la nominación de Schmid y que pretendían, para quedar al frente de las negociaciones por la unificación, a Pablo Moyano, el hijo mayor del líder camionero.

La dicotomía entre Schmid y Moyano hijo no es la única disputa que sacude el espacio hasta ahora controlado de la CGT Azopardo. De ese entorno surgió la posibilidad de un nuevo candidato para presidir o participar de la futura conducción fusionada: Gerónimo Venegas, jefe de los peones rurales (Uatre) convocó para mañana a un almuerzo a todos los sectores de la central obrera para sondear esa posibilidad. Venegas, si bien no suele participar de las negociaciones intersectoriales más delicadas, se jacta de ser el único dirigente sindical en haber hecho campaña explícita a favor de Mauricio Macri, y que esa cucarda basta para encaramarse al secretariado general de la CGT.

También mañana se reunirá el Movimiento de Acción Sindical Argentino (MASA), que coordina el taxista Omar Viviani. Ese espacio, que reúne más de medio centenar de gremios -de chicos a medianos- tenía hasta hace dos semanas un único postulante para una jefatura colegiada de la CGT, el ferroviario Sergio Sasia. Sin embargo, la semana pasada surgió un competidor en el bancario Sergio Palazzo, quien fue ungido por dirigentes de sindicatos pequeños del denominado "Núcleo" del MTA, que apoyó a Moyano en los 90.

Dejá tu comentario