26 de enero 2018 - 22:33

Mujeres, más ricas que hombres (salvo Federer)

SI SE ACUMULAN LAS GANANCIAS DE WOZNIACKI Y DE HALEP CON LAS DE CILIC Y CHUNG, SI AVANZA A LA FINAL - Ambas reúnen 42.519.895 dólares en premios, mientras que el suizo, que buscará hoy el boleto a la final de Australia ante el surcoreano, es el deportista más rico del planeta con 111.885.682 dólares.

Para alquilar balcones.Halep y Wozniacki protagonizarán una final apasionante en el Melbourne Park. No sólo irán por su primer título de Grand Slam sino que también estará en juego el N°1 del mundo, hoy en manos de la rumana. La campeona, además, embolsará 3.184.000 dólares.
Para alquilar balcones.Halep y Wozniacki protagonizarán una final apasionante en el Melbourne Park. No sólo irán por su primer título de Grand Slam sino que también estará en juego el N°1 del mundo, hoy en manos de la rumana. La campeona, además, embolsará 3.184.000 dólares.
Si Roger Federer no lograra meterse en la final, en el Abierto de Australia podría producirse una rareza: que las protagonistas de la definición femenina superen en ganancias (considerando sólo premios en torneos, sin contabilizar sponsors) a los finalistas masculinos.

¿A qué podría deberse esta excepción a la "regla"? A que en mujeres habrá choque de dos tenistas encumbradas: la rumana Simona Halep, N°1 del mundo y de 26 años, y la danesa Caroline Wozniacki, segunda raqueta del circuito, exmonarca (en 2012) y de 27, aunque con la coincidencia de que ninguna de las dos consiguió un título de Grand Slam, por lo que mañana tendrán la oportunidad no sólo de resarcirse en ese rubro sino también, para la ganadora, de erigirse como reina del ranking mundial.

Halep, que ostenta 16 títulos (uno de ellos obtenido este año en Shenzen) y es profesional desde 2006, acredita ganancias por 20.912.291 dólares, de los cuales 2.250.025 pertenecen a las finales que perdió en Roland Garros en 2014 y en 2017. Por su parte, Wozniacki, quien debutó en 2005, tiene en su haber 27 trofeos (aún sin festejos este año) 26.856.094 dólares en premios, de los cuales 2.210.857 corresponden a las definiciones del US Open 2009 y 2014, de las que salió derrotada en ambas ocasiones.

En ese sentido, si se tienen en cuenta las ganancias de ambas (42.519.895 dólares) y Federer cayera hoy ante el surcoreano Hyeon Chung en semifinales, los finalistas masculinos apenas reunirían -juntos- poco más de la mitad (22.654.399 dólares). Con 29 años y profesional desde 2005, el croata Marin Cilic, quien clasificó para la instancia decisiva tras derrotar ayer al británico Kyle Edmund y será la tercera raqueta del planeta desde el próximo lunes, embolsó una fortuna similar a la de Halep en su carrera: atesora 20.944.791 dólares, de los cuales 1.553.409 dólares pertenecen a la definición perdida en Wimbledon el año pasado y 3.000.000 dólares al título del Abierto de los Estados Unidos 2014, el único Major que ostenta en su palmarés.

Hizo historia. Cilic se convirtió en el primer croata en acceder a la final de Australia. Irá en busca de su segundo título de Grand Slam.

Si Chung, de 21 años y profesional desde 2014, diera el batacazo del Abierto de Australia y eliminara al suizo, el surcoreano contribuiría con 1.709.608 dólares, de los cuales 390.000 dólares corresponden al Next Gen ATP Finals, el único trofeo en su ascendente y promisoria carrera, que esta semana tomó mayor repercusión tras dejar en el camino al serbio Novak Djokovic.

¿Por qué tanto hincapié en que sólo si Federer perdiera las ganancias de las mujeres finalistas superarían a la de los hombres? Porque, a los 36 años, el exnúmero uno del mundo es el deportista que más dinero facturó por ganar trofeos en toda la historia: ostenta 111.885.682 dólares desde 1998, año en el que comenzó su carrera profesional. En 2017, cuando venció al alemán Alexander Zverev en el Masters de Londres, había dejado atrás al golfista estadounidense Tiger Woods, quien con 110.061.012 dólares ocupaba ese sitial hasta entonces.

Por tal motivo, no hay equiparación de ganancias posible con Federer en la final del Abierto de Australia. La magnitud de su fortuna sólo es equiparable, hasta cierto punto, a la de la estadounidense Serena Williams (84.463.131 dólares), campeona el año pasado en el Melbourne Park y ausente en esta edición porque aún sigue acondicionándose físicamente tras ser madre en septiembre pasado.

De todos modos, al margen de esta rareza que podría producirse con Federer afuera de la definición, la igualdad salarial demoró en llegar a todos los Grand Slam. Salvo el US Open, que fue pionero al adoptarla en 1973, el resto se acopló en las últimas décadas, al calor de los insistentes reclamos de las jugadoras. El último en incorporarse fue Wimbledon, que después de años en negarse lo hizo en 2007. Australia y Roland Garros, los otros dos Majors restantes, no le llevan demasiada diferencia: el certamen oceánico lo hizo en 2001 y el francés, en 2006.

Incluso aún hoy existen torneos que reparten dinero de manera desigual, como por ejemplo el de Cincinnati, que forma parte de la gira previa al Abierto estadounidense. El campeón del 2017 fue el búlgaro Grigor Dimitrov, quien se llevó un premio de 954.225 dólares, mientras que la española Garbiñe Muguruza, quien festejó en la rama femenina, ganó 522.450 dólares, casi un 45 por ciento menos.

Si bien la igualdad en premios fue avanzando lentamente en el circuito, aún queda mucho trecho por recorrer para que sea plena y no hablemos de "rarezas".

Dejá tu comentario