Mujica revisa el veto de Uruguay a Kirchner en UNASUR

Edición Impresa

Montevideo - «Desde cero vamos a resolver». De esta manera, el futuro canciller de Uruguay, Luis Almagro, expresó que el cambio de mando presidencial, el próximo 1 de marzo, descongelará el veto que el Gobierno de Tabaré Vázquez había impuesto a la candidatura de Néstor Kirchner para presidir el bloque UNASUR.

«El próximo Gobierno verá cuáles son los candidatos que se presenten. Analizaremos de nuevo y desde cero vamos a resolver sobre esa base», dijo Almagro al ser consultado específicamente sobre Kirchner, en un encuentro con la prensa extranjera el miércoles por la noche.

La candidatura del santacruceño a la UNASUR fue vetada por Vázquez, en el marco del enfrentamiento con la Argentina por la instalación de la planta de celulosa sobre el río Uruguay a la altura de Gualeguaychú y Fray Bentos.

Según el argumento del Gobierno izquierdista saliente, el corte del puente San Martín por parte de activistas del ambiente deslegitimaba la postulación del ex mandatario argentino para dirigir un club de integración regional.

El estilo y los dichos de Mujica, amén de «contactos a nivel personal» confirmados por Almagro, cambian algo el panorama y habilitan un escenario más dinámico.

A ello abona el hecho de que, durante la campaña, Pepe Mujica evitara confrontar con la presidente argentina y, significativamente, la futura primera dama uruguaya e influyente senadora, Lucía Topolansky, manifestara a la prensa elogios hacia Cristina de Kirchner.

Hito


El conflicto por Botnia encontrará un hito en la sentencia del Tribunal de La Haya, prevista para los próximos meses.

«Uruguay querría que esto se resolviera ya, pero mientras tanto, sin perjuicio de ponerse a disposición y mejorar los vínculos políticos con la Argentina al máximo, reconoce que hay un proceso que va a traer soluciones para un caso complejo».

Almagro no quiso elaborar hipótesis: «Se puede manejar infinidad». «Creo que no puede pasar por la cabeza de nadie levantar la planta y llevársela de nuevo a Finlandia. No es una solución viable», se atajó Almagro.

Trascendiendo el tema Botnia, el futuro funcionario afirmó que para el Gobierno de Mujica será «esencial» la relación con Brasil y que procurará acrecentar los vínculos con la Argentina. «Todos los resultados que uno piensa obtener en el exterior son con ese objetivo: reducir la pobreza, eliminar la indigencia y lograr que Uruguay sea, como decía el eslogan de campaña, un país de primera», apuntó el futuro jefe de Exteriores.

Relación

Ello implica «hacer crecer nuestra relación con la Argentina» no sólo en el plano comercial «sino mejorar nuestra relación política, entender, favorecer los vínculos financieros, sociales, culturales», dijo.

Embajador en China hasta su designación, el nuevo canciller, de 46 años es integrante del Movimiento de Participación Popular (MPP) del Frente Amplio -al que pertenecen Mujica y Topolansky-, aunque tradicionalmente su familia militó en el Partido Nacional (centroderecha).

El Mercosur «tiene algunos temas pendientes», su agenda externa «estancada, su mercado ampliado no tiene un funcionamiento perfecto», dijo Almagro. «Los socios del Mercosur, especialmente la Argentina y Brasil, son los principales socios del Uruguay. No son lastre, sino un beneficio y potencian al país. Uruguay ha obtenido muy buenos resultados comerciales muchas veces simplemente por ser vecino de Brasil y la Argentina» y «es muy difícil pensar que los grandes mercados van a ir a una negociación bilateral con Uruguay». Pero «consideramos que el Mercosur se potenciaría más si tuviera una agenda externa más dinámica».

Respecto de la agenda de viajes del futuro presidente, Almagro confirmó que espera que su primera cita sea en Bolivia y más adelante volará a la Argentina y Brasil, al tiempo que consideró muy probable que Mujica asista a la asunción de Sebastián Piñera en Chile.

Agencias ANSA y DPA

Dejá tu comentario