Nalbandian mostró su credencial

Edición Impresa

David Nalbandian sacó a relucir su enorme jerarquía y estirpe de campeón, lo que le permitió avanzar a los cuartos de final del ATP de Buenos Aires, tras adjudicarse el «duelo» de tenistas argentinos ante Juan Mónaco, a quien derrotó por 6-3 y 6-1. La sorpresa de la jornada la dio Carlos Berlocq, quien confirmó que atraviesa el mejor momento de su carrera, al clasificarse a la siguiente ronda tras vencer al francés Gilles Simon, tercer preclasificado, por 6-2 y 6-1.

El cordobés nacido en Unquillo, 85º en el ranking mundial de la ATP, consumó su victoria sobre Mónaco (20º) en 1 hora y 28 minutos, y generó la gran ovación de la noche en el Buenos Aires Lawn Tennis Club, que por primera vez estuvo repleto y hasta lució en su puerta de acceso el cartelito de «entradas agotadas».

Nalbandian, con un rendimiento de menor a mayor, inició su camino con un triunfo en la ronda inicial sobre el estadounidense Wayne Odesnik (107º), ayer se quitó de encima a Mónaco y hoy irá en busca de las semifinales ante Berlocq.

El «duelo» entre los dos singlistas del equipo de Copa Davis de Argentina que venció hace 11 días a Alemania, en Bamberg, tenía antecedentes favorables a Nalbandian por 2-1, tras haber vencido a Mónaco en Indian Wells y en Munich, ambas veces en 2005, mientras que perdió en la edición 2008 del ATP porteño.

Si bien el tandilense había dejado una buena impresión en su presentación con triunfo ante el italiano Filippo Volandri (56º), ésta no fue su noche, ya que lució contenido y por demás errático, quizás intimidado por la imagen del «Rey David». El cordobés marcó la cancha de entrada con un quiebre de servicio que lo puso 1-0 arriba y luego dominó a su antojo, con la táctica de no jugar dos pelotas iguales, mucha profundidad y buenos ángulos, un plan que le salió a la perfección, ya que Mónaco no encontró la forma de contrarrestarlo.

Nalbandian le buscó el revés al tandilense, cargó el juego ahí para después definir cómodo -preferentemente sobre la derecha- y así se llevó set inicial con otro quiebre más que le permitió cerrar por 6-3. En el inicio del segundo parcial se vio lo mejor del cordobés y lo peor de Mónaco, cóctel que permitió al de Unquillo ponerse 3-0 arriba y encaminar el triunfo.

Mónaco cometió errores no forzados propios de un principiante con su derecha, sacó flojito y eligió mal cuándo atacar, lo que agrandó a Nalbandian, quien agudizó las fallas de su rival y mostró la calidad enorme de su mano, sobre todo en el quinto punto, en el que se floreó y pasó al frente por 4-1.

El unquillense, dueño absoluto de la noche, logró otro quiebre más, se adelantó 5-1 y después sirvió cómodo, sin vacilar, para concretar un por demás elocuente 6-1. En otro partido disputado ayer, el ruso Igor Andreev, surgido de la clasificación, tuvo una buena recompensa a su tenis aguerrido y se instaló en los cuartos de final tras vencer al español Fernando Verdasco por 7-6 (7-3) y 6-3.

El próximo partido del moscovita será hoy ante el vencedor del cruce que jugaban al cierre de esta edición el argentino Federico Delbonis (150º) y el español Nicolás Almagro (11º).

Dejá tu comentario