Negocian dos paritarias claves: bancarios y UOM

Edición Impresa

El Gobierno encarará esta semana dos paritarias claves, que podrían definir el futuro de las negociaciones de aumentos salariales para este año para otros sectores. Pese a ser una semana de sólo dos días hábiles, para mañana están citados en el Ministerio de Trabajo de Carlos Tomada los bancarios y para el miércoles, en el mismo lugar, los metalúrgicos. Para el Gobierno, que ambos sindicatos cierren acuerdos de incrementos de sueldos de no mucho más del 20% resulta crucial para enderezar las negociaciones paritarias de 2012 dentro de límites inferiores al 26% promedio del año pasado. En ambas negociaciones sobrevuela un reclamo común para que el cierre de la discusión sea positiva: la promesa oficial de un incremento importante de mínimo no imponible de Ganancias.

En el caso de La Bancaria, las negociaciones serán abiertas con las partes no tan lejos. El sindicato que estará representado por el secretario general Sergio Palazzo, el reclamo partiría de un 25%. Los empresarios ofertarán algo menos del 18%, pero la intención final será que se cierre en un 20% aproximado.

Para esto el Gobierno cuenta este año con una cierta ventaja. El principal negociador de las asociaciones del sistema financiero será este año Abrapra, la cámara que agrupa a los bancos públicos y cooperativos. El principal referente es el titular del Nación, Juan Carlos Fábrega, pero también avalan la central el presidente del Provincia, Gustavo Marangoni, y el presidente del Credicoop, Carlos Heller. Abrapra defenderá la posición del Gobierno, de tener un incremento salarial condicionado, y se escudan en que no hay hoy entre los afiliados a La Bancaria mucho ánimo beligerante contra el Gobierno. De hecho, la lista de Raúl Fontana en el Nación (famoso por haber bloqueado la provisión de dinero en cajeros en contra de los propios empleados) perdió la semana pasada contra una lista oficial que propone más diálogo. Esperando el fin de estas negociaciones, aguardarán ABA (capitales privados extranjeros) y Adeba (capitales privados nacionales). Hasta 2011 esta última cámara era la que encabezaba las discusiones, reemplazada por cuestiones más políticas este año por Abapra.

Metalúrgicos

Los metalúrgicos de la UOM, el sindicato industrial más importante del país, se sentarán el miércoles en Trabajo para su tercera fase de las negociaciones. No se cree que haya acuerdo, pero se espera que los industriales mejoren la oferta original del 15%, y se acerquen al 20% final que el Gobierno espera que firme el aliado Antonio Caló. Para esto, en los últimos días, desde el Gobierno se contactaron con algunas de las cámaras empresarias para que aceleren el aumento de la oferta. Muchos de los privados están por estos días más concentrados en las políticas de protección que aplica el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, que ya les había deslizado hace unas semanas que el Gobierno les garantizaría un incremento salarial de un 20% como máximo. Según estos industriales, el porcentaje sería aceptable, siempre que desde el oficialismo se garantice la continuidad del cierre fronterizo para importaciones como electrodomésticos, chapas, materiales de construcción, autopartes, laminados y matrices, entre otras.

Tanto La Bancaria como la UOM aceptarían porcentajes más o menos cercanos al 20% pero con una salvedad que no quedará escrita: que haya algún tipo de guiño oficial para que en el corto plazo haya novedades importantes sobre el gran tema sindical global de este año: la suba del mínimo de Ganancias. Para el gremialismo en general, tanto el que se está agrupando alrededor de Caló en su disputa para la CGT como para el moyanismo, la situación de Ganancias es terminal. Casi no hay sindicato, aseguran, que no esté alcanzado por el tributo. La semana pasada, por ejemplo, se mencionaba que por primera vez en la historia ya están alcanzados con el impuesto los choferes de corta y media distancia. Sucede que actualmente tributan los solteros que cobran desde $ 5.788 mensuales y los casados con dos hijos que perciben 7.998 pesos. La cuenta general que hace hoy el sindicalismo argentino, es que los incrementos del 20% para los sectores industriales y de servicios más importantes, y con salarios más elevados, sólo se sostiene con una suba sustancial del mínimo. Ésa es la promesa que por unanimidad estás esperando los gremialistas, estén o no cerca del kirchnerismo.

Dejá tu comentario