No cede el consumo de energía y seguirán cortes

Edición Impresa

La Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico (Cammesa) admitió que las áreas que se presentan esta semana con críticos problemas de suministro de energía abarcan el centro del país, la provincia de Buenos Aires y, aunque la entidad no aclaró si también se incluía a la Capital Federal, las deficiencias en el abastecimiento alcanzaron ya a más de diez barrios porteños. La variable principal que pone en evidencia el escenario energético restrictivo es la temperatura: los potenciales cortes de luz crecen con la sensación térmica. Es que el sistema eléctrico -en especial, la parte que involucra al transporte- tiene un tope, que es altamente visible cuando crece el consumo impulsado por la intensidad del verano.

Según Cammesa, la demanda máxima de energía pronosticada para los primeros días del mes rondará los 18.800 MW. La cifra no alcanza el pico histórico registrado por la entidad en julio de 2009 de 19.566 MW -que si bien fue en invierno, también tuvo relación con el clima extremo que acompaña la necesidad de calefaccionar ambientes-. El viernes pasado estuvo más cerca todavía del récord: llegó a los 19.370 MW.

A pesar de que la temporada estival regaló ayer un breve respiro, que podría derivar en una leve baja en el consumo eléctrico, la provisión sigue comprometida por la avería de uno de los dos transformadores de la estación de Malvinas, en la provincia de Córdoba. Atenta a esa contrariedad, Cammesa -con los datos del Servicio Meteorológico Nacional en mano- previó a fines de enero restricciones de energía para esta semana, que ya son un hecho en la región centro y se extendieron al distrito bonaerense, para evitar la posible sobrecarga del equipo que quedó (sin su compañero) funcionando al límite en la instalación transformadora cordobesa.

Capital Federal y Gran Buenos Aires ya comenzaron a ensayar las escenas de crisis energética que padece la provincia de Córdoba desde hace quince días -que puso de manifiesto el déficit de transporte-. Hubo cortes de luz en más de diez barrios porteños y las bajas abruptas de tensión fueron constantes durante las últimas horas. El conurbano repite las mismas postales. Sucede que en febrero, además, se suma otro factor a la ola de calor extremo de los últimos días y a las deficiencias en el transporte, que hacen más caótica la posibilidad de abastecer la demanda. Muchas actividades se reactivan, gran parte de la población vuelve de sus vacaciones, varios rubros comerciales e industriales ponen en marcha el grueso de su producción, también finaliza la feria judicial y se incrementan las tareas administrativas. Con todo eso, las previsiones en relación con las necesidades de provisión eléctrica dejan entrever que tardarán en llegar las soluciones y que se seguirán extendiendo los cortes de luz intermitentes por el recalentamiento de las estaciones transformadoras y las redes de distribución.

En Córdoba, en tanto, se espera que hoy se normalice el servicio de energía con la puesta en marcha de un equipo que va a reemplazar al averiado en la estación Malvinas. En un principio, la empresa Transener, que opera la prestación, había estimado que para el 15 de febrero recién iba a estar listo el transformador, pero tras la intimación del Gobierno provincial, difundió un comunicado en el que especulaba con llegar a mediados de esta semana.

Con un 25% menos de la energía que necesita, en la provincia mediterránea continúan los cortes de luz programados y posiblemente deban mantenerse a pesar de los esfuerzos realizados para acelerar las gestiones para reponer el transformador dañado.

Dejá tu comentario