No cesa polémica por informes sobre Botnia

Edición Impresa

Un representante uruguayo ante la Comisión Administradora del Río Uruguay (CARU) denunció que «por negativa de la delegación argentina» ante ese organismo no se difunden informes sobre el impacto ambiental de la pastera UPM (ex Botnia) en Fray Bentos.

«A esta altura contamos con tres informes del laboratorio canadiense que están a estudio del comité científico, y por negativa de la delegación argentina en la CARU estos informes no se han volcado a la opinión pública», aseguró Luis Hierro, representante de la oposición al Gobierno de José «Pepe» Mujica en la delegación uruguaya de ese organismo binacional.

Hierro, exvicepresidente de Jorge Batlle, señaló además que «el Gobierno uruguayo y el Gobierno argentino deben reclamar que la delegación argentina ante la CARU libere la información retenida».

«Los análisis llegan a la CARU, que los deriva al comité científico que tiene que interpretarlos; no sé si son buenos o malos para Uruguay», aclaró, en declaraciones al diario El País.

Según Hierro, «los reparos que opone la Argentina tienen que ver con la temperatura del efluente que larga UPM al río y no con la condición técnica (del laboratorio) de Canadá».

La reacción del gobierno de Mujica no se hizo esperar. El canciller Luis Almagro se quejó de que «una negociación con la CARU, que debería estar blindada, sale a la luz pública con información que no está completa». El funcionario, que convocará por este tema a Hierro, confirmó además que uno de los temas de negociación es la temperatura de las aguas vertidas al río Uruguay y afirmó que espera resolver el tema de la divulgación de los informes con los que cuenta la CARU en un par de semanas. «Lo estuvimos hablando con el canciller (Héctor) Timerman en Asunción; a los dos nos interesa liberar esta información lo antes posible», enfatizó.

En agosto, los gobiernos de Cristina de Kirchner y de Mujica habían salido a desmentir la existencia de un informe del comité científico binacional presentado ante la CARU -tras los ingresos a la planta para su monitoreo ambiental-, en el que supuestamente se alegaba el carácter no contaminante de la pastera.

Los cuestionamientos de Hierro se dieron en paralelo con el desembarco en Santa Fe en las últimas horas del expresidente uruguayo Tabaré Vázquez, quien en octubre confesó que llegó a pensar en la posibilidad de una guerra por el conflicto desatado por la pastera, lo que derivó en el anuncio de su retiro de la política en medio de una fuerte polémica. Sin embargo ayer, en su primera aparición pública tras aquel episodio, enfatizó que ambos países, más que vecinos son «hermanos». Fue en el marco de una disertación en la octava jornada del Foro de la Cadena Agroindustrial Argentina, en la ciudad de Santa Fe. «Argentinos y uruguayos podemos aportar mucho al proceso de integración regional», aseguró Vázquez, quien se mostró junto al gobernador socialista y excandidato presidencial Hermes Binner. Poco antes de los comicios del 23 de octubre, Cristina de Kirchner había ensayado una respuesta: «Somos hombres y mujeres de paz», dijo desde Gualeguaychú.

Dejá tu comentario