4 de marzo 2014 - 00:24

Nuevo golpe a emergentes por la crisis en Ucrania: caen el 3%

Acciones argentinas también sufrieron ventas en Wall Street. YPF y Telecom, las más flojas

Janet Yellen
Janet Yellen
La búsqueda de refugio por parte de inversores de todo el mundo ante la crisis desatada entre Ucrania y Rusia impactó de lleno en los mercados emergentes. Las caídas fueron generalizadas, ante la confluencia de dos factores: la caída en los precios de los activos y la devaluación de las monedas contra el dólar. Como resultado, algunos índices como el EWZ, que agrupa a las principales acciones brasileñas, cayeron poco más del 3%. Ésta fue la pérdida promedio que sufrieron los principales mercados bursátiles de países emergentes, medida en dólares.

Aunque en Buenos Aires no se sintió el impacto por el feriado de carnaval (que continuará hoy), distinta fue la situación de las acciones locales que cotizan en Wall Street. Ninguna se quedó fuera de las ventas generalizadas que afectaron prácticamente a los activos de riesgo de todo el mundo. YPF, por ejemplo, no pudo aprovechar el impacto del aumento de los combustibles ni la ventaja del acuerdo alcanzado por el Gobierno con Repsol. Cayó casi el 3% para finalizar a u$s 26,13. Fue uno de los papeles más afectados.

Las acciones bancarias tampoco consiguieron mantenerse a flote. El ADR de Banco Macro perdió el 2,05%, Grupo Financiero Galicia otro 2,3%, mientras que el BBVA Francés fue mucho menos castigado, con una caída del 0,7%. Telecom, que ya venía golpeada el viernes por un balance que no convenció a los inversores, ayer continuó con la misma senda negativa, al caer un 3,3%.

Las acciones argentinas, similar a lo que sucedió con el resto de los mercados del mundo, fueron impactadas por la búsqueda de refugio de los inversores. Esto se notó con claridad en la compra de activos considerados como más seguros en este contexto. La suba de los bonos a diez años del Tesoro norteamericano, por ejemplo, fue tal que la tasa cayó hasta el 2,61% anual. Y el oro trepó el 2,5% hasta superar el nivel de u$s 1.350. Con este incremento, el metal precioso acumula una suba de más del 10% en lo que va del año, revirtiendo al menos parcialmente el derrumbe de 2013.

Los mercados emergentes arrancaron 2014 con el pie izquierdo y las últimas novedades no hicieron más que profundizar la tendencia. Además, se revirtió la suba que había mostrado la mayoría de los mercados el viernes. Entre los motivos que impactaron en acciones, bonos y monedas de este segmento se encuentran los menores estímulos monetarios por parte de la Fed, a cargo de Janet Yellen, una reducción del crecimiento económico y situaciones complejas que atravesaron en el arranque del año países como la propia Ucrania, Venezuela y la Argentina.

Todos los índices bursátiles que siguen la evolución de los emergentes mostraron una importante declinación. El BIK (que reúne a 40 empresas de Brasil, Rusia, India y China) terminó con una pérdida del 3%. Obviamente, lo que más empujó la balanza fueron las acciones rusas. El Micex, el indicador líder del mercado ruso, perdió más del 11%. Y el banco central ruso se vio obligado a subir de emergencia las tasas de interés para detener la caída del rublo. Un índice más amplio de mercados emergentes, el EEM, terminó con una algo menor, del 1,8%, y con alguna recuperación sobre el final. A las acciones latinoamericanas no les fue mucho mejor, aunque estuvieron relativamente lejos de los desplomes: el ILF, el de mayor volumen en lo que respecta a este mercado, terminó con un rojo del 1,6%.

Dejá tu comentario