Obispos despiden el año y piden demorar códigos

Edición Impresa

La Conferencia Episcopal Argentina (CEA) comenzó ayer su última reunión plenaria del año con una misa en Luján, donde las inundaciones todavía tienen anegado un sector de la Basílica. Los obispos se mantendrán en estado asambleario hasta el viernes, justo un día después de la megamarcha opositora en todo el país, cuando emitirán un comunicado sobre la necesidad de prolongar el debate para la unificación y actualización de los Códigos Civil y Comercial de la Nación.

Luego de la misa de apertura en Luján, a cargo del secretario general del Episcopado, monseñor Enrique Eguía Seguí, los religiosos se trasladarán al Cenáculo-La Montonera en la localidad de Pilar, donde continuarán los debates y desde donde serán testigos de la marcha convocada para el 8N, el jueves de esta semana, con consignas opositoras como el rechazo a la reforma constitucional, a la re-reelección, al cepo cambiario y a la inseguridad, entre otras arengas.

Sin embargo, y más allá de la coyuntura política, el tema que más inquieta a los obispos es la reforma legislativa de los códigos. Tanto que la Comisión de Justicia y Paz, a través de un comunicado, recordó que «es la reforma legislativa de mayor envergadura de las últimas décadas, que afectará fuertemente nuestra cultura, nuestra vida y nuestras relaciones cotidianas. Recientemente, el presidente de la Cámara de Diputados de la Nación, Julián Domínguez, ha expresado que no nos pueden correr los plazos y que hay que dar el tiempo suficiente, afirmando la necesidad de que todos puedan expresarse. Coincidimos y apoyamos el debate amplio y el diálogo sereno. En ese sentido vemos favorablemente la prórroga del plazo originario y perentorio de 90 días para su tratamiento legislativo».

Esto significa que, desde la óptica del Episcopado, el debate debería posponerse hasta el año próximo, para retomarse con el inicio de las sesiones ordinarias previsto para el 30 de marzo de 2013.

Presidida por el arzobispo de Santa Fe, monseñor José María Arancedo, la asamblea de obispos había decidido -con anterioridad al desborde de río- iniciar su último encuentro del año en Luján, con motivo del Año de la Fe. Tras las inundaciones que afectaron la ciudad la semana pasada debido al desborde del río, y que provocaron el ingreso de agua en la cripta del templo, los prelados decidieron continuar con la convocatoria, como gesto de apoyo y cercanía a la comunidad.

Temario

Durante la semana, los prelados realizarán el habitual intercambio pastoral sobre la actualidad social y religiosa, según informa el temario distribuido por la oficina de prensa del Episcopado. Asimismo, analizarán los avances en la discusión sobre la reforma al Código Civil que impulsa el Gobierno y es discutida en el Congreso, y escucharán informes de la Comisión de Drogadependencia, que depende de la Comisión de Pastoral Social a cargo de monseñor Jorge Lozano.

También recibirán la visita del secretario general del CELAM, monseñor Santiago Silva Retamales, tratarán temas referidos a la pastoral familiar, y al presupuesto del organismo para el año próximo. Por último, se ultimarán los detalles de la ceremonia de beatificación de la Hermana María Crescencia Pérez -que perteneció a la Congregación de las Hermanas del Huerto-, prevista para el sábado 17 de noviembre en la ciudad bonaerense de Pergamino. La ceremonia será presidida por el cardenal Angelo Amato, prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos del Vaticano.

Dejá tu comentario