30 de enero 2012 - 00:00

Oscar Alemán merece mejor homenaje

Oscar Alemán merece mejor homenaje
«Eternamente vivo». Oscar Alemán. Fonocal 241/2.

Nadie podría dudar de la significación histórica que le cupo al guitarrista Oscar Alemán. Nacido en el Chaco en 1909 y muerto en Buenos Aires en 1980, pasó por muchos géneros a lo largo de su vida. Sin embargo, fue con el jazz y el blues que este virtuoso instrumentista, heterodoxo en su modo de tocar, y veces hasta circense, se convirtió en un nombre muy importante para la música argentina. De todos modos, seguramente por esa misma heterodoxia que lo llevó a actuar por todas partes y sin cuidar demasiado su imagen, sigue sin tener el reconocimiento que verdaderamente merecería.

En el año 2003, el realizador Hernán Gaffet le dedicó el documental «Vida con swing». Y ahora, es interesante el rescate que se hizo para este álbum doble, con más de 30 piezas, entre las que hay una variedad muy amplia de cosas, desde «standards» como «Sweet Georgia Brown» o «St. Louis Blues» hasta tangos como «Derecho viejo» o «La comparsita», pasando por boleros, ritmos latinos, clásicos brasileños, folklore, canciones de películas, etcétera. En esa mezcla y variedad hay de todo también artísticamente, y algunos «tracks» se justifican sólo por su muy importante valor documental. Es una pena, sin embargo, que la edición final haya sido tan poco cuidada. Se supone que los registros provienen de actuaciones en vivo en radios, televisión, estudios y teatros, pero este álbum carece de datos concretos, siquiera de los años o sitios donde fueron hechos. Y se llega al absurdo de escuchar voces de periodistas y presentadores cuyos nombres no se informan. En este contexto, tampoco suma el agregado con «Stardust» a cargo de su nieta, la buena cantante Jorgelina Alemán.

Ricardo Salton

Dejá tu comentario