Pagan u$s 13 M por Madonna renacentista

Edición Impresa

Nueva York - La obra «La Virgen y el niño» del pintor italiano Fra Bartolommeo se vendió el miércoles por la noche por un precio de 13 millones de dólares, tras incluir impuestos y comisiones, en una subasta de arte renacentista organizada por la casa Christies de Nueva York. Esta obra de Baccio della Porta, conocido como Fra Bartolommeo (1472-1517), fue la joya de esta venta pues alcanzó la cifra más alta del artista en una subasta.

Pese a que «Retrato de hombre joven con un libro» del pintor florentino Agnolo Bronzino era una de las piezas estrella de la subasta con un valor aproximado de entre 12 y 18 millones de dólares, finalmente se quedó sin comprador. Las miradas también se centraron en la obra «La Virgen y el niño con el joven San Juan Bautista» de Sandro Botticelli, que se vendió por un precio de martillo de 9,25 millones de dólares, la cifra récord registrada por una obra del artista.

Esta obra, conocida también como «La Madonna Rockefeller» por haber permanecido a la familia Rockefeller, muestra el sentimiento tierno entre madre e hijo combinado con una alusión a la resurrección en la estructura sepulcral que aparece en segundo plano.

La obra «Retrato de Jacopo Boncompagni», de Scipione Pulzone, se vendió por un precio final de 7,5 millones de dólares. Un comprador también adquirió el dibujo «San Benito recibiendo a Mauro y Plácido» hecho con lápiz y tinta marrón por el pintor renacentista Rafael, por 1 millón de dólares. «La Virgen y el niño con San Juan Bautista durmiendo» del alemán Lucas Cranach se vendió por 1,5 millones de dólares, y la pintura «La Virgen y el niño» de Bartolomeo Veneto alcanzó los 800.000 dólares.

También se vendió la obra de «La tentación de San Antonio», pintado por un seguidor de Hieronymus Bosch (El Bosco) por 750.000 dólares, mientras que la obra «La sumersión del ejército del Faraón en el mar Rojo» de Tiziano Vecellio se adquirió por 710.000 dólares.

Sothebys

En Sothebys de Nueva York, «Retrato de Mariano Goya» de José Francisco de Goya, en el que aparece el nieto del artista, no encontró en cambio ningún comprador. La obra tenía un precio estimado de venta entre 6 y 8 millones de dólares pero la puja más alta durante la subasta fue de en torno a los 5,5 millones, por lo que la obra finalmente no se vendió al no alcanzarse el precio mínimo de venta, cifra que no fue divulgada por Sothebys por ser información confidencial.

Esta pieza era una de las joyas de la subasta, pues se trata de uno de los últimos retratos realizados por el artista durante su último viaje a Madrid entre julio y septiembre de 1827, cuando su estado de salud ya era delicado, y durante 60 años no se había expuesto al público.

Según destacó el especialista de arte de la casa Sothebys, Christopher Apostle, esta era la obra «más bella» de la colección que salió a subasta, pues a través de este cuadro cargado de «sensibilidad y simplicidad», se ve exactamente quien era Goya. En el reverso del cuadro, aparece una inscripción realizada por el artista en la que se puede leer «Goya, a su nieto, a los 81 años de edad».

No es la primera vez que un retrato importante de Goya no consigue venderse, pues a finales de 2011, «El retrato de Juan López de Robredo», con un precio estimado de entre 4 y 6 millones de libras, tampoco encontró comprador en una subasta en la sede de Christies de Londres. El actual récord de una obra de Goya fue alcanzado en 1992 cuando la pintura «Suerte de Varas» alcanzó un precio de 7,9 millones de dólares en la sede de Sothebys en Nueva York.

La pieza estrella de la subasta de Sothebys fue «Susana y los viejos», de Pompeo Batoni, que alcanzó un precio de martillo de 10,1 millones, y que según los expertos es una de sus mejores producciones por su impacto visual. En él, Batoni mostró «su maestría con el dibujo y su exuberante y precioso uso del color» con una temática poco usual en sus producciones, el antiguo testamento, según apuntó Sothebys.

Durante la puja, las miradas de los compradores también se centraron en «Heidelberg con un arco iris», de J.M.W. Turner, que alcanzó los 4 millones, y la «Bendición de Cristo», de Hans Memling, que se vendió por 3,5 millones. También se subastó «The goddess Aurora triumphing over Night», de Jean Honoré Fragonard, por 3,35 millones y «Mediterranean harbor at sunset», de Claude-Joseph Vernet, por 2,2 millones.

Dejá tu comentario