Oficinas: la morosidad en expensas ya alcanzó el 50%

Edición Impresa

Los consorcios se están adaptando a la nueva realidad. Aseguran que la mayoría aún paga en efectivo y no mediante transferencia bancaria.

A la ola de preocupaciones que trajo la crisis del coronavirus se le sumó ahora la falta de pago en las expensas, en especial de oficinas, donde ya se siente la morosidad.

“Hay un disminución muy notoria en la recaudación de los edificios de oficinas. La morosidad superó ampliamente el 50%”, aseguró Matías Ruiz, presidente de la Asociación Civil de Administradores de Consorcios de Propiedad Horizontal (AIPH). Si bien el dato corresponde a los pagos de marzo, ya temen que la situación se repita o agrave para este mes.

“Si ya venís arrastrando un saldo deudor por no haber recaudado el mes pasado y este mes sucede lo mismo, quedan dos opciones: o aumentar mucho la expensa para que los que sí están pagando soporten a los que no pagan, o diferir todos los pagos y esperar a que esto pase”, agregó Ruiz.

La situación se da en plena cuarentena, donde las empresas se están adaptando al nuevo formato de home office. Sumado a eso, por el freno de la economía y con las pequeñas y medianas empresas en jaque, temen que la morosidad en las expensas sea aún mayor.

“El 50% de la recaudación ingresa por Rapipago y Pago Fácil, los cuales están cerrados. Sumado a eso, la gente no tiene tanta gimnasia para transferir. Hoy gran parte se manejan con efectivo, incluso en las oficinas. Estamos preocupados por cómo serán los pagos este mes”, explicó Daniel Tocco, presidente de la Cámara Argentina de la Propiedad Horizontal.

Al respecto, la Ciudad de Buenos Aires, a través de su Registro Público de Administradores de Consorcios, dispuso un protocolo de actuación, entre los cuales suspendió los envíos de expensas en papel, algo que hasta el mes pasado regía con normalidad. Primero, para evitar contagios. Segundo, porque justamente, para aquellos que no van a volver a sus lugares de trabajo puedan acceder a la expensa online y no saltearse el pago. “Nos estamos adaptando a esta situación, no creemos que se pueda lograr en lo inmediato, hay muchas oficinas cerradas, mails que aún no tenemos, hay que ver qué pasa”, agregó Tocco.

Dejar de recaudar es el peor panorama para los consorcios. No poder hacer frente a los pagos, por más que se prorroguen vencimientos de servicios y cargas sociales, es una preocupación. “Entre que los consorcios no tienen mucho saldo en sus cuentas como para superar estas etapas y encima dejan de recaudar la mitad de sus expensas, se complica mucho sostener y cumplir con los pagos en tiempo y forma”, finalizó Ruiz.

Actualmente, el sueldo de los encargados y sus cargas sociales representan el 50% de la expensa, razón por la que hace varios meses se viró a un formato en los que muchos consorcios decidieron quitar horas extras al personal o redujeron su horario para que el impacto en el pago no sea tan abrumador. Hoy, muchos encargados con vivienda permanente en el lugar de trabajo están prestando un servicio reducido de limpieza, desinfección y retiro de residuos. En otros casos, donde sólo trabajan por horas, se les ha pedido directamente que no acudan.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario