Para ahorristas: cupón vuelve a ser atractivo

Edición Impresa

Fue la mejor inversión de agosto y va por más en septiembre

Por múltiples motivos, los cupones PBI recuperaron gran protagonismo como opción de inversión. La fuerte remontada comenzó en agosto, pero se está consolidando en septiembre. La jornada de ayer fue un claro ejemplo, ya que tuvieron un comportamiento sobresaliente: la serie nominada en pesos ganó un 1,59% y la de dólares, un 3,82%. En lo que va del año, los números son todavía mejores, dejando atrás la caída que habían sufrido estos instrumentos, sobre todo en el segundo trimestre. El acumulado de 2012 arroja una ganancia del 32% para la serie en dólares y una evolución un poco menos impresionante para la de pesos, que sube un 24,3%.

Entre los aspectos que confluyen a la hora de entender por qué vuelve a brillar este activo, se encuentran los siguientes:

Se aproxima la fecha del próximo pago: la principal «zanahoria» del cupón, tanto para la serie de pesos como la de dólares, es que el 15 de diciembre el Gobierno estará pagando a los tenedores el equivalente a u$s 3.500 millones. Este monto se encuentra en relación con el crecimiento de 2011, que se desembolsa a fines de este año. Como faltan poco menos de dos meses para esa fecha, crece el interés de los inversores, que decaería en forma bastante abrupta luego de ese momento.

Es un activo que permite acceder legalmente a dólares: tras el pago del Boden 2012, el cupón PBI se transformó en un muy interesante sustituto para quienes buscan hacerse de dólares a través de un instrumento legal, ante la prohibición de atesorar divisas que determinó el Banco Central. ¿Cuál es el cálculo que hacen los inversores? El cupón en dólares cotiza a 79,60 pesos. Esa compra da derecho a cobrar u$s 6,27 en diciembre. Si se toma en cuenta el tipo de cambio oficial ($ 4,65), la recuperación de la inversión que se efectúe ahora llega a $ 29,15, con lo cual se estará recibiendo el 36,6%. En cambio, si se toma en cuenta la cotización del dólar paralelo ($ 6,35), la conversión es mucho más interesante aún, ya que el pago asciende a $ 39,81, exactamente el 50% de la inversión inicial.

Expectativa de nuevos pagos por más crecimiento: para que se «gatille» el pago del cupón PBI, el requisito es que el crecimiento supere el 3,26% anual, lo cual se cumplió con creces en 2010 y 2011, pero no así en 2009 (por eso al año siguiente los tenedores de este instrumento no cobraron). Es muy probable que este año, aun con la sobreestimación acostumbrada del INDEC, comandado por Ana María Edwin, el PBI no logre superar esta marca, lo que significa que el año próximo el Gobierno no realizará desembolsos. Sin embargo, la expectativa es que la recuperación sea algo más robusta en 2013, en particular por la suba de la soja y la reactivación de Brasil, además de lo que inyectaría el Gobierno para alentar el consumo en un año electoral. Por lo tanto, la posibilidad de que la evolución del PBI supere aquel 3,26% es relativamente alta. Claro que en ese caso, el desembolso llegaría recién a fines de 2014, por lo que lo más probable es que el precio se desinfle luego del pago previsto para fin de año.

Dejá tu comentario