Para el Gobierno es una venganza de los espías

Edición Impresa

 La voz más vehemente ayer en el oficialismo para responder a la acusación del fiscal Alberto Nisman fue la de Aníbal Fernánez, quien recibió la consigna de encabezar las críticas junto a Miguel Ángel Pichetto (ver nota aparte).

El secretario de la Presidencia vinculó al fiscal con el exespía Jaime Stiusso y consideró que la imputación que realizó contra la Presidente es "un manotazo de ahogado". "Es un ridículo, un manotazo de ahogado típico de alguien que respondía a otras estructuras" vinculadas a la Secretaría de Inteligencia, subrayó Fernández al referirse a Nisman.

El funcionario relató que siendo ministro del Interior tuvo un encuentro con Nisman para convencerlo de que viajara a un encuentro de Interpol para fundamentar los pedidos de captura de ciudadanos iraníes vinculados al caso AMIA y que concurrió a verlo "con Jaime Stiusso".

"Viene él con Jaime Stiusso a tratar de convencerme a mí de que no tenía que viajar",
señaló Fernández, quien recordó que desde el mes pasado hay una "discusión en la Secretaría de Inteligencia.

Stiusso fue un histórico director general de Operaciones de la ex SIDE, que dejó el cargo en diciembre pasado, luego de que cambiara la cúpula de la Secretaría de Inteligencia y asumiera Oscar Parrilli.

Fernández
resaltó, además, que el acuerdo con Irán por el caso AMIA fue firmado por Cristina de Kirchner y aprobado por el Congreso nacional. "¿Por qué no citaron a los senadores o diputados que lo aprobaron? Es una estupidez, un bochorno a los que se asisten en los países pocas veces", enfatizó el exlegislador.

Daniel Scioli, en la misma línea de rechazo, manifestó hoy en su cuenta de Twitter: "Es inconcebible involucrar a la Presidenta de la Nación @CFKargentina en un supuesto encubrimiento, cuando fue precisamente este Gobierno el que más hizo por esclarecer los criminales atentados a la AMIA y la Embajada de Israel, tal como lo ha reconocido la comunidad judía".

A la vez, el gobernador de Entre Ríos, Sergio Urribarri, alertó sobre "una estrategia muy clara y grosera para deslegitimar y derrocar al Gobierno", al tiempo que sostuvo que "el golpe judicial está en marcha. Hay una estrategia muy clara y grosera para intentar deslegitimar y derrocar al actual Gobierno"

Florencio Randazzo se sumó con el argumento de que "es un pase de factura de sectores corporativos que perdieron con las últimas decisiones tomadas en la Secretaría de Inteligencia. Somos millones los argentinos dispuestos a defender a Cristina Kirchner de este nuevo ataque, vergonzoso e insólito.

Como siempre digo, no les van a perdonar a Cristina Kirchner haber emancipado a la política de las corporaciones que manejaban el poder en Argentina",
sostuvo Randazzo a través de Twitter.

Dejá tu comentario