Pasos en falso

Edición Impresa

Análisis del rendimiento Puma en el inicio del certamen de juego reducido. Floja labor en Porth Elizabeth

Se disputaron las tres primeras etapas del Circuito Mundial de seven con una irregular tarea del seleccionado argentino. Los Pumas 7 en Australia consiguieron la Copa de Bronce, en Dubai llegaron hasta semifinales y en Porth Elizabeth no llegaron a disputar ninguna copa.

¿Qué pasa con Argentina? Esta es la pregunta que todos se hacen. Tanto en la temporada pasada como en esta el equipo que conduce técnicamente Nicolás Fernández Lobbe parece no encontrar el rumbo en esta competencia internacional. Está claro que para ser protagonista en el Circuito Mundial se debe contar con un plantel regular y un trabajo parejo el cual te permita lograr el éxito deportivo, y esto lamentablemente el plantel de Pumas 7 por ahora no lo ha encontrado.

Uno de los motivos por los cuales el seleccionado albiceleste ha dejado de ser protagonista tiene que ver con que no se está llevando a los mejores jugadores como en años anteriores. La Unión Argentina de Rugby, al poseer estructuras armadas dentro de sus centros de Alto Rendimiento (Plar y Pladar), hace que el jugador sólo se enfoque en su proyecto (seven, Pumas, Pumitas, Pampas, Jaguares) y así deje de lado los distintos compromisos, los cuales deben ser afrontados con nombres que tienen poco roce internacional, poca competencia de alto nivel y eso se termina sintiendo y notando dentro de una cancha de rugby. ¿Está mal o bien que la competencia de los seleccionados se planifique de esta manera? Por los resultados la respuesta es que por ahora no es una alternativa certera la de limitar tanto al jugador a la hora de ponerse la camiseta celeste y blanca. Se nota que desde la UAR no se baja una línea de poner a los mejores jugadores en cada una de las competencias internacionales más allá de formar parte de una estructura u otra, ya que por lo visto sólo se piensa en Los Pumas (seleccionado mayor). Por esta razón es que Argentina seguirá sintiendo el éxodo de jugadores en sus propios seleccionados y no podrá hacer pie a la hora de afrontar el Circuito Mundial de seven con los mejores y así poder jugarle de igual a igual a las grandes potencias como Nueva Zelanda, Fiji, Samoa, Inglaterra y Sudáfrica.

Es por esta razón que ver hoy a Los Pumas 7 en la 9ª posición en el ranking de seven no dejar de ser una dura pero verdadera realidad.

Todo lo mencionado de alguna manera enmarca el pobre nivel de Los Pumas de juego reducido en las tres primeras etapas del Circuito Mundial (Australia, Dubai, Sud-áfrica), debido a que por lo visto etapa tras etapa se siguen probando a jugadores en plena competencia siendo esta una decisión desacertada, ya que para poder ser serios en este nivel es necesario llevar a los mejores preparados física y técnicamente; caso contrario se seguirá pagando caro cada vez que un equipo argentino represente al país en las próximas seis etapas que quedan por delante. Los dirigentes argentinos deberán rever rápidamente cuáles serán los objetivos a cumplirse para el 2012, ya que de lo contrario no se podrá pedir más de lo que el jugador puede dar.

Dejá tu comentario