Polémica por estatua de Bruni en Francia

Edición Impresa

París - Siguiendo los pasos de Juana de Arco, el general de Gaulle y Marianne -el símbolo femenino de la revolución francesa- Carla Bruni Sarkozy puede ser inmortalizada con una estatua de bronce de dos metros de alto, ubicada en los alrededores de París.

Recorrió su camino primero como modelo, luego como cantautora, para llegar a ser por último la tercera mujer de Nicolás Sarkozy y primera dama de Francia. Bruni fue considerada por la revista Forbes en 2010 como una de las 40 mujeres más poderosas del mundo, y ahora su imagen puede pasar al bronce como una sencilla obrera textil.

Si el proyecto llega a buen puerto, tras las polémicas generadas a pocas semanas de las elecciones presidenciales francesas, se tratará de una insólita Carla obrera, en homenaje a las «plumassiere», operarias en general italianas, que trabajaban con las plumas en Nogent-sur-Marne.

El proyecto, que costará 80 mil euros, financiado parcialmente por los contribuyentes locales, es el fruto de una idea de Jacques JP Martin, miembro del UMP (el partido del presidente Sarkozy) e intendente de la comuna francesa de Nogent-sur-Marne, vecina a París.

La idea de esta obra provocó la indignación de muchos de los habitantes de la zona, aun cuando para el jefe de Gobierno se trata de un «pedacito de Italia». Tampoco faltan las críticas de carácter político a la idea.

Grotesco

William Goeb, del partido socialista de la oposición, sostiene que se trata de un proyecto «inapropiado y grotesco», teniendo en cuenta que Sarkozy aspira a ser reelecto. «Es triste para las mujeres que realizaban esta labor -concluyó Goeb- pues Carla Bruni ha visto más plumas de avestruz sobre las pasarelas que en una fábrica».

Por su parte, Marc Arias, un consejero independiente local, subraya que ninguno explicó, al momento de votar el proyecto,que la estatua iba a estar modelada sobre la imagen de Bruni-Sarkozy. «Este pequeño detalle no ha sido precisado en el transcurso de la votación del presupuesto», sostiene Arias.

Según Le Parisien, el entorno de Carla confirmó que la extop model aceptó posar para la escultora, Elisabeth Cibot, cuyas obras también aprecia. Pero lo hizo «solamente como modelo», no como primera dama, retornando de esta manera a su «viejo trabajo.

Le solicitan frecuentemente posar y ella muchas veces acepta». Por tanto, para el entorno de la primera dama, «se está aprovechando políticamente algo que no tiene nada que ver con la política». La estatua, que debería estar lista para mayo, corre el riesgo de no ser presentada inmediatamente al público. La inauguración, de hecho, coincidiría con el segundo turno de las elecciones presidenciales y según los sondeos todavía no se sabe si Nicolas Sarkozy ganará.

Por las medidas de ajuste implementadas durante el último período de su mandato, la intención de voto no aseguraría la reelección del presidente en una posible segunda vuelta.

Agencia ANSA

Dejá tu comentario