Policías de Misiones endurecen su reclamo

Edición Impresa

Misiones - Los policías acuartelados en reclamo de una mejora salarial ampliaron la protesta y ya tomaron la sede de la Jefatura de Policía en Posadas. Además de esa dependencia, tienen el control del Comando Radioeléctrico, la Unidad Regional I, desde donde se coordinan las acciones de 10 comisarías de la ciudad capital y varias comisarías de Oberá y Puerto Iguazú.

La situación se complica, según los manifestantes, porque el Gobierno de Maurice Closs no ofrece propuestas, y la tensión crece. A fin de endurecer su postura, irrumpieron en la jefatura en forma violenta y se trenzaron a golpes con los efectivos que cumplían funciones y que trataron de dispersarlos.

Los acuartelados reclaman un básico de 2.000 pesos y un sueldo de bolsillo de 5.000 pesos para un agente que recién se inicie en la carrera. Actualmente, un policía recién iniciado percibe 260 pesos de básico y 2.400 pesos de bolsillo. Además, piden el blanqueamiento de todos los adicionales en negro y que se levanten las sanciones a cinco oficiales sumariados por intentar conformar un gremio.

El Gobierno misionero ofreció un aumento del 40% y dijo que era lo más que podía entregar.

Por la fuerza

El comisario Raúl Serenski, jefe de la División Comando de la Policía, indicó que los agentes entraron a la jefatura y «sugirieron al personal que estaba trabajando que abandonen sus puestos». «Dijeron que la sede de la fuerza les pertenece», indicó el comisario.

«Sacaron a los empujones a los que estaban trabajando. No tratamos de confrontar con nuestros camaradas y esperamos que este conflicto se defina», detalló Serenski y agregó que fue retirado a los empujones por un grupo de 30 manifestantes.

Dejá tu comentario