Posponen retorno a clases para esquivar huelgas

Edición Impresa

En medio de una puja salarial con los docentes que se tensa día a día y que agita el estallido de paros -están trabadas las conversaciones tanto con Nación como con los gobernadores-, en las últimas horas la Ciudad de Buenos Aires y las provincias de Santa Fe, Mendoza y La Pampa decidieron postergar una semana el inicio de las clases, que fue corrido así del 26 de febrero al miércoles 5 de marzo, tras los feriados de carnaval.

Los argumentos oficiales variaron según el distrito, y en lo formal varios alegaron el adelanto de "jornadas de capacitación durante la última semana de febrero".

Pero lo cierto es que ambas partes -tanto los gobiernos como los gremios docentes- ganan así tiempo en el intento de esquivar las huelgas y arribar a un acuerdo salarial que hoy se ve lejano en cada distrito, a partir del inminente naufragio al que parece acercarse la paritaria nacional de los maestros.

De hecho, el viraje en materia de fechas se terminó de gestar en una cumbre del Consejo Federal de Educación concretada días atrás, que tuvo como eje el tenso escenario paritario.

En el caso de la Ciudad de Buenos Aires, Mauricio Macri obtiene además un bonus para intentar resolver la encrucijada por la falta de vacantes en escuelas públicas (ver pág. 16).

En rigor, ya cerca de la mitad del país tenía previsto iniciar el ciclo lectivo el 5 de marzo, pese a que el Consejo Federal de Educación -que integran el ministro de Educación, Alberto Sileoni, y sus pares provinciales- aconsejó inicialmente un retorno a las aulas el 26 de febrero para asegurar 190 días de clase.

En esa decisión pesó fuerte en varios distritos -entre ellos, la provincia de Buenos Aires, que comanda Daniel Scioli- el reclamo del sector turístico por el impacto negativo en el sector de un regreso anticipado a las escuelas.

Ahora, la mayoría de las provincias arrancarán el dictado de clases el 5 de marzo: a las citadas Ciudad de Buenos Aires, Buenos Aires, Mendoza, Santa Fe y La Pampa se suman al menos Chubut, Formosa, Neuquén, Córdoba, Entre Ríos, Misiones, Salta, La Rioja, Corrientes, Santa Cruz y Jujuy.

Mientras tanto, seguía anoche empantanada la negociación de los cinco gremios docentes con representación nacional -UDA, CTERA, SADOP, AMET y CEA- con Sileoni, a partir de la pretensión de los dirigentes de esquivar el formato de paritaria anual y de exigir una reapertura de la discusión a mediados de año.

En esa línea, por la mañana el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, no descartó la posibilidad de que las paritarias se resuelvan ya no por "el consenso de los actores" sino por "la decisión unilateral" de la administración pública.

A nivel de los gremios provinciales, en sintonía, los dirigentes advirtieron que no están dispuestos a aceptar el tope del 25% que pretenden imponer los gobernadores.

Mientras tanto, avanzaron ayer nuevos rounds paritarios locales, aunque virtualmente a ciegas por la ausencia hasta el momento de una referencia nacional respecto de cómo y cuánto aumentará el sueldo inicial de los docentes en todo el país, que hoy es de $ 3.416 (monto que los gremios cegetistas quieren elevar un 61%, hasta los $ 5.500).

Por caso, el ministro de Educación porteño, Esteban Bullrich, recibió ayer a 17 gremios locales y activó la primera mesa de condiciones laborales y salariales. No hubo definiciones en materia de sueldo, aunque los dirigentes anticiparon que no aceptarán la suba del 23% ventilada en las últimas horas. En cambio, sí se acordó adelantar tres jornadas de capacitación para 26, 27 y 28 de febrero. De esta forma, las clases en el nivel inicial y primario se iniciarán el 5 de marzo y en el secundario, el 6. Bullrich además anunció que se crearán 500 nuevos cargos docentes, en respuesta al crecimiento por tercer año consecutivo de la matrícula estatal.

En paralelo, también el Gobierno del socialista Antonio Bonfatti acordó ayer con los docentes -a pedido de los dirigentes- postergar al 5 de marzo el regreso a las aulas en Santa Fe. "Nos daría un poco más de tiempo para discutir y monitorear la situación económica", había argumentado horas antes la titular de Amsafé, Sonia Alesso.

Dejá tu comentario