Previsible: empleo en negro sigue en el 36%

Edición Impresa

El empleo «en negro» bajó al 36% en el tercer trimestre, desde el 36,3% en el mismo período del año pasado, informó ayer el INDEC. Se observa así la modesta incidencia que tuvo el programa oficial de promoción de la regularización de trabajadores informales. A fines del trimestre anterior, los asalariados sin descuentos jubilatorios ni aportes a la seguridad social llegaban al 36,2%.

A pesar de que Cristina de Kirchner festejó a principios de mes el blanqueo de casi 500.000 puestos de trabajo no registrados en virtud del Régimen de Promoción y Protección del Empleo Registrado con vencimiento el 28 de enero de 2010, la reducción de la informalidad revelada por el informe del INDEC parece mínima.

«El problema de la informalidad laboral es que se da en las empresas más chicas, que no pueden cumplir con todas las normas y la moratoria no cambió en nada esa cuestión. Dio un pequeño incentivo fiscal, pero no modificó en forma decisiva el costo de registrar al trabajador», explicó el economista de IDESA Jorge Colina. Por eso el plan fue aprovechado por firmas grandes, mas no por el grueso de pequeñas empresas que son las que explican, principalmente, el empleo en negro. A juzgar por el porcentaje difundido por el instituto de estadísticas, son 4.300.000 los asalariados no registrados en el país. Con relación a esta cifra, el ingreso de 500.000 empleados en la moratoria «no significa un gran impacto», añadió.

Desde 2007, la tendencia descripta tanto por el empleo informal como por el formal era a la disminución, por el estancamiento de la actividad económica. «En 2009, la informalidad está tomando otra forma, que es el cuentapropismo, lo que no es registrado por el INDEC, que considera sólo a los asalariados. Por eso cae el número de asalariados informales: al caer el nivel de actividad, cae la demanda de trabajo formal e informal y la alternativa para los trabajadores es el empleo por cuenta propia. Pero la formalidad en términos absolutos no está aumentando», sostuvo Colina.

Según detalló el organismo dirigido por Norberto Itzcovich, en el Gran Buenos Aires la informalidad laboral llegó al 36,2%, mientras en Capital Federal se ubicó en el 23%. La región más afectada por el trabajo no registrado es el Nordeste, con el 43,1%; lo siguen el Noroeste y Cuyo, con el 42,8% y el 38,6%, respectivamente. En el Gran La Plata, el empleo en negro afecta al 30,3 de la población trabajadora; en el Gran Rosario, al 34,5%; en el Gran Córdoba, al 33% y en el Gran Santa Fe, al 36,5%.

El informe del INDEC confirmó que la tasa de desocupación en el tercer trimestre fue del 9,1%. La desocupación entre los jefes de hogar fue del 5,1%.

Dejá tu comentario