Previsible: Nación defendió recorte de fondos a Catamarca

Edición Impresa

Catamarca - En el marco de una audiencia pública, el gobernador radical Eduardo Brizuela del Moral defendió ayer ante la Corte Suprema de Justicia nacional su pedido de que sean suspendidas las retenciones de fondos coparticipables que son girados a la Administración Nacional de la Seguridad Social (ANSES) para evitar -dijo- un colapso financiero que podría afectar los servicios de salud, educación, seguridad y asistencia social locales.

En este nuevo round entre las provincias y la Nación en torno a un reparto más justo de la coparticipación, fueron de la partida además funcionarios del Ministerio de Economía nacional y de la ANSES, quienes también argumentaron su postura ante el máximo tribunal.

Como ocurrió el pasado 17 de marzo con la presentación del socialista Hermes Binner (Santa Fe), no participó el titular de la cartera económica nacional, Amado Boudou.

Brizuela del Moral no estuvo solo: lo acompañaron el presidente y el vicepresidente del bloque de diputados nacionales de la UCR, Oscar Aguad y Ricardo Gil Lavedra, y el vicepresidente de la Cámara de Diputados de la Nación, Ricardo Alfonsín, «en apoyo de los legítimos derechos del Gobierno catamarqueño». También asistió el fiscal de Estado, Simón Hernández.

Escucharon las explicaciones el presidente de la Corte, Ricardo Lorenzetti; la vicepresidente Elena Highton de Nolasco y los ministros Juan Carlos Maqueda, Carmen Argibay y Raúl Zaffaroni.

Como parte de la causa que inició en torno al Convenio de Transferencia del Sistema Provincial a la Nación, el gobernador dijo que «el hecho de que la ANSES no reconozca las erogaciones que el Estado de Catamarca efectúa para el pago de la movilidad por incumplimiento de ese organismo determina que las finanzas públicas provinciales ingresen en un estado de mayor vulnerabilidad».

En esa línea, calificó como una «injusticia» que las provincias que no transfirieron sus cajas a la Nación -y por ende tampoco transfirieron sus aportes y contribuciones- reciban aportes nacionales para solventar el déficit de éstas, mientras que «aquellas que convinieron con la Nación -entre ellas Catamarca- se vean en un estado de absoluta desigualdad respecto de las que no lo hicieron».

Asimismo, el gobernador solicitó al Máximo Tribunal que se aperciba a la ANSES para que no retenga los 74 millones de pesos equivalentes al 60% de la coparticipación mensual federal que recibe Catamarca, ya que, «de concretarse, la provincia enfrentaría un colapso que afectaría negativamente la prestación de servicios fundamentales que involucran la salud pública, la educación, la seguridad y la asistencia social».

En la vereda nacional, en tanto, el secretario de Seguridad Social, Walter Arrighi, recalcó que «todas las provincias transferidas han sido respetadas en cuanto al monto de sus prestaciones y su movilidad posterior». «El régimen nacional tiende a tener, sin duda, sustentabilidad en el tiempo; eso se logra siendo responsables en cuanto a los montos que se pueden pagar, así como también respecto de los ingresos y egresos que tiene el sistema», agregó.

También aseguró que «la prudencia en el pago de las prestaciones es algo fundamental, y es lo que ha caracterizado a los últimos años de administración del sistema». «En el caso concreto de Catamarca, la pretensión de mantener un régimen que tenga una movilidad directa sobre el cargo que ocupaba la persona cuando estaba en actividad, en la Nación fue eliminada en la década del 50».

En la causa, Catamarca solicitó una acción declarativa de certeza sobre el alcance y la aplicación de las cláusulas Primera, Tercera, Séptima y Decimoséptima del convenio y requirió una medida cautelar de no innovar -es decir, que no se produzcan detracciones de sus recursos- hasta tanto no se registre una sentencia definitiva en el caso.

Dejá tu comentario