Previsible rechazo docente a suba de Scioli; paran 48 horas

Edición Impresa

NO ACEPTAN ALZA DEL 18,6% EN DOS TRAMOS; NO DESCARTAN CONCILIACIÓN OBLIGATORIA

TM Buenos Aires - Sin el imperioso auxilio financiero nacional por las tensiones políticas entre ambas administraciones, el Gobierno de Daniel Scioli elevó ayer a los maestros una mejorada oferta de suba salarial con fondos propios del 18,6% en dos tramos, que fue rechazada por estar lejos del reclamado 30%. En reacción, el mayoritario Frente Gremial convocó a un nuevo paro de 48 horas desde hoy y a una movilización el jueves, mientras que la moyanista UDOCBA definirá hoy más medidas de fuerza.

Horas después, un aumento de ese tenor fue ofrecido también a los estatales, quienes también lo rechazaron y activarán una huelga de 48 horas desde hoy (ATE), que se sumará al paro del jueves de trabajadores de la Salud y a las protestas de los judiciales.

Como ya es habitual, las jornadas no trabajadas serán descontadas del sueldo, mientras que se evaluaba ayer si los salarios de marzo serán liquidados con el aumento, más allá de la falta de acuerdo.

Las espinosas negociaciones quedaron ahora sin fecha oficial de reanudación. Ante este tenso escenario, el Gobierno no descarta el dictado de la conciliación obligatoria para abrir un compás de espera de 15 días -extendible a otros cinco- y seguir conversando sin medidas de fuerza.

Esta nueva andanada de protestas -el Frente Gremial ya paró cuatro días desde el inicio de clases del 25 de febrero- golpea con dureza la salud del ciclo lectivo 2013 y la pretensión de alcanzar los 190 días de clase.

La oferta de suba del 18,6% -aunque el Gobierno no habló de porcentajes- lleva el salario mínimo de bolsillo de un maestro de grado que recién se inicia de $ 2.900, a $ 3.262,20 en marzo (+11%) y a $ 3.441 en septiembre (+7,6%).

"La propuesta no llega ni al 22%; es del 18,6%", cuestionó el titular de SUTEBA, Roberto Baradel. Pero para el Gobierno, el anuncio mejoró lo ofertado en la paritaria nacional (ver aparte). La polémica se basa en si se comparan montos o porcentajes de aumento. A fines de febrero, ante la falta de acuerdo, el ministro de Educación, Alberto Sileoni, decretó una suba del salario mínimo a nivel país del 22% en tres cuotas, para elevarlo de $ 2.800 a $ 3.248 en marzo, a $ 3.332 en septiembre y a $ 3.416 en diciembre.

Los gremialistas bonaerenses habían advertido su decisión de rechazar una recomposición similar, e incluso ya tenían votadas medidas de fuerza. Previamente, también descartaron una oferta de suba en tres cuotas del 17,8%.

Sin asistencia adicional de la Casa Rosada por los cortocircuitos políticos frente a las aspiraciones presidenciales de Scioli, el anuncio oficial finalmente se sustentó en una ingeniería financiera con recursos propios que terminó de ser pulida a última hora.

La alquimia habría incluido el uso de parte del superávit corriente del 7% previsto para este año y del 6% adicional de recaudación de enero y febrero pasado respecto de lo presupuestado originalmente.

Ese escenario fue analizado ayer por Scioli con el jefe de Gabinete, Alberto Pérez; y los ministros de Economía, Silvina Batakis; y de Trabajo, Oscar Cuartango, además de NoraDe Lucía. Las tensiones con Cristina de Kirchner derivaron así en un nuevo cierre de los grifos de asistencia financiera nacional y en renovadas angustias del Ejecutivo bonaerense para cumplir con obligaciones de corte salarial, tras los apremios sufridos a la hora de abonar el primer medio aguinaldo de 2012.

Dejá tu comentario